Quantcast

Casalta: En Piso Cien la Ley son “los descuartizadores”


Una comisión del Cicpc del Oeste y del Grupo de Respuesta Inmediata de Policaracas capturó a
Deivis José Avila Rojas, de 27 años de edad, miembro de la banda que descuartiza a sus víctimas
y las entierra en el sector Los Pinos, Mata de Copei, Casalta III

La noche del viernes la policía apresó
a otro sanguinario miembro del grupo

Junto al terraplén del sector Los Pinos, que “los Descuartizadores” han usado durante años como su cementerio, una niña que vive en la zona responde en voz baja, viendo hacia el piso: “esto de noche es tranquilo”, a su lado otro niño, de no más de 10 años, la mira con desdén, tiene ganas de dar un asomo de la verdad: “¿Tranquilo? Esto de noche es horrible… “.

En Piso Cien la banda ha cortado con una sierra, al menos, a ocho personas. Allí, en Los Pinos, en El Nazareno, en todo Casalta, Catia, el miedo abunda. Han sido años de ver pasar en las noches a los integrantes del grupo con bolsas, dentro de las cuales van los trozos de sus víctimas. En todo este tiempo no habido policía, ni autoridad que sobrepase el “orden” que “Mixdel” y “Yorman” han impuesto.

Desde la parte más alta de Los Pinos el funcionario de Policaracas mira a lo lejos su comando: “Desde aquí nos veían cada vez que nosotros salíamos para acá y, muy tranquilos, se iban a esconder; claro, cuando llegábamos ya no había nada”.

Veinte días pasaron los policías tocando puertas, sobre todo en las noches, buscando un dato, o a los sujetos que, como todos sabían, mataron, en 10 de noviembre, al oficial de Policaracas, escolta del diputado Freddy Bernal, Jean Carlos Becerra (26), pero nadie hablaba: “Cuando nosotros nos vamos los que se comen las verdes son ellos”, comenta el policía.

Una de las vecinas advierte que no va a hablar: “Mañana llegan ellos y yo tengo una hija. Nos hacen salir a mi esposo y a mí de la casa y se quedan con ella… Cuando están satisfechos salen y nos dejan entrar, pero antes me dicen: “mañana vengo al mediodía, tenme la sopa de pollo; y se la tengo que

tener”. Está claro que más vale quedarse callado.

El devenir de la banda:

Los vecinos de El Nazareno vieron crecer a la mayoría de los diez asesinos que hoy integran la banda. Cuentan que poco a poco fueron alcanzando el poder de acción que hoy tienen.

Tres de cuatro hermanos son parte de la organización, el cuarto también lo era, pero murió en un enfrentamiento en 2006. Ellos son Neptalí Mixdel Rojas Chirinos (20) “Mixdel”, Yorman Gabriel (23), y Edwin Jackson, este último es uno de los dos detenidos, y quien, junto a Víctor Alfonso Moro (18), le señaló a la policía donde estaba el cuerpo del oficial de Policaracas.

El papá de los hermanos, Neptalí Rojas, llegó de uno de los pueblos de la sierra de Coro a hacer su vida en el barrio, y allí tuvo seis hijos.

Mixdel lideraba la banda hasta que hace dos años sufrió un accidente de moto y quedó con una lesión en una pierna, desde entonces se mudó a Dos Lagunas en Cartanal y controlaba al grupo desde allí.

Pero “Yorman” fue asumiendo el mando, y todos dicen que es el más peligroso. Era él quien tenía el negocio de la moto con el efectivo de Policaracas, y quien el 10 de este mes, usó como excusa darle el dinero que le debía, para luego asesinarlo, cortarlo en partes y enterrarlo en Los Pinos.

Edwin es quien se encarga del tráfico de drogas. Aseguran que es de los menos violentos.

Ender era otro de los hermanos que integraban el grupo. Murió en un enfrentamiento con la Policía de Miranda el año nuevo del 2007. Esa noche asesinó a un efectivo de Polimiranda y a su hermano, minutos antes del Año Nuevo.

Además, tienen dos hermanas Neraida y Milagros, de esta última se dicen es “la Mente” detrás de los ejecutores. Cuentan que ella tiene una relación con un sujeto conocido como “el Edwar” quien era parte del grupo y participó con ellos en varias muertes, pero hubo diferencias y se mudó al interior. En una ocasión, él, por órdenes de su compañera, asesinó a una joven con la que ésta tuvo una discusión.

El pasado viernes efectivos del la subdelegación Oeste del Cicpc y del Grupo de Respuesta Inmediata Silenciosa (Gris) de Policaracas apresaron a Deibis José Ávila Rojas (27) “Pastor” otro de los miembros del grupo delictivo. Lo detuvieron con una Glock 17, a 500 metros del cementerio clandestino.

No tienen miramientos:

Una de las historias que repiten los vecinos es que “Yorman” en una ocasión le disparó a una chica en una pierna solo porque no quiso bailar con él. En 2006, mataron a una tía, Roraima Alicia Rojas Tovar (54), porque ella le hablaba a la gente de lo que ellos estaban haciendo. Aseguran que “Yorman” ha matado solo porque consideró que lo miraron mal.

Según los vecinos “Víctor” y “el Ube” eran los responsables de descuartizar a las víctimas, a pesar de que Víctor tiene apenas 18 años.

Otra de las muertes que ejecutaron fue la de un joven de 15 años, apodado “el Pollito”, y la compañera de éste, a quien conocían como “la Caliche”. Los detenidos han contado que al “Pollito” lo lanzaron desde Piso Cien, pero cayó en una terraza y decidieron enterrar la bolsa con las partes de su cuerpo. Se cree que a él y su pareja pertenecen las 14 piezas óseas recuperadas por el Cicpc y Policía de Caracas, en el sector donde también localizaron, la madrugada del pasado miércoles, los restos del Policaracas.

Desde jugar con la cabeza de una de sus víctimas y grabar un video para subirlo a internet, pasando por disparar contra cualquiera que consideraran un enemigo, hasta violar a los hijas de los residentes de la zona y someter a toda una comunidad por seis años, se encuentra en el historial del grupo.

Para muchos, lo que se vive en El Nazareno solo se ve en las guerras civiles de África. Pero en este barrio caraqueño los niños juegan sobre el lugar que la banda destinó como cementerio, allí no llega el agua, ni la ley tampoco. Ellos conocen bien a los homicidas a los que, quizás, muchas veces saludaron cuando pasaban con sus bolsas negras.

Reportan más víctimas de “los descuartizadores”

La mañana de este viernes varios familiares le reportaron a funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas tener allegados desaparecidos que también habrían sido asesinados por la banda “los Descuartizadores”, de el barrio El Nazareno, en Casalta III.

Una de estas personas, que solicitó no ser identificada, explicó que la banda mató a su hijo y luego de eso ella se vio obligada a mudarse del barrio, pues estaba amenazada por los asesinos de su muchacho.

La policía estima que en la zona hay entre ocho y diez cuerpos de víctimas este grupo, pero no descartan que en los próximos días lleguen más familiares anunciando que “los descuartizadores” mataron a algún familiar y, por miedo, nunca los señalaron como responsables. La policía está en el proceso de reabrir varias averiguaciones de personas desaparecidas o en las que se ha señalado a la banda.

Además, están haciendo entrevistas a vecinos para determinar dónde podría estar el resto de los integrantes de la organización delictiva.

Las fuentes explican que una de las actividades de la banda era el tráfico de drogas, por ellos se están consultando también en la base de datos de traficantes. Sin embargo, el fuerte del grupo siempre ha sido el homicidio pues, los líderes de la banda, “Mixdel” y “Yorman” comenzaron a matar desde que tenían menos de 15 años.

A pesar de que los vecinos de El Nazareno saben de las andanzas del grupo, y las han padecido desde 2004, fue el asesinato de Jean Carlos Becerra, de 26 años, oficial 2 de la Policía de Caracas, y escolta del ahora diputado de la Asamblea Nacional Freddy Bernal, el que desencadenó las detenciones.

Becerra fue asesinado por el grupo el 10 de noviembre, cuando salió a reunirse con ellos por el pago de una moto. Luego cortaron su cuerpo en partes con una sierra, lo metieron en bolsas negras, y lo llevaron a enterrar en un hueco en el sector Los Pinos, lugar que han usado durante años para enterrar a sus víctimas.

Desde el primer momento los funcionarios del Grupo de Respuesta Inmediata Silenciosa (GRIS) de Policaracas estuvo visitando la zona, y tras 20 días lograron apresar a dos de los sujetos que les indicaron dónde estaba enterrado el efectivo.

Se espera que este fin de semana sean presentados ante tribunales los dos detenidos: Víctor Alfonso Moro (18), y a Darwin Albornoz (20). A las 2 p.m. de este viernes la familia de Becerra pudo al fin enterrarlo en el cementerio de El Junquito. Comentaron que esperan que la policía dé con el resto de los cuerpos para que sus familias puedan descansar.


LAURA DÁVILA TRUELO | EL UNIVERSAL
Domingo 28 de noviembre de 2010

Temas relacionados:

El Cicpc busca a un aberrado en serie
CICPC detuvo in fraganti a dos estafadores inmobiliarios
Cicpc: Presa en Falcón la "Viuda Negra"
Caracas: Al filo del terror (II parte)
DDHH: Calabozos de las policías carecen de baños, agua y luz
REFORMA: Evalúan transferir las morgues al Ministerio Público.
CÁRCELES: Frustran escape de reclusos en Tocuyito
CICPC: 27 efectivos de la División Antisecuestros están detenidos
VIOLENCIA: Pistoleros de la discoteca alegan ser agentes DIM

Comentarios:

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

You can add images to your comment by clicking here.

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone