Quantcast

Libia: Gadafi contra todos


Unidades militares en el noreste de Libia anunciaron su apoyo a los manifestantes antigubernamentales.

 El dictador libio está dispuesto a
vender cara la capital, Trípoli

 

■ Gadafi atrincherado en Trípoli pero opositores ganan terreno.

Asimismo, miles de libios huyeron hacia las fronteras de los países vecinos de Egipto y Túnez, ante la situación convulsa que vive el país árabe, informó hoy Martin Nesirky, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Trípoli/El Cairo. Los manifestantes continuaron desafiando hoy al gobierno del líder libio Muamar Gadafi y tomaron las calles de la ciudad de Benghazi por noveno día consecutivo, mientras la presión internacional contra el mandatario sigue aumentando.

No contento con la matanza que ha desencadenado en el este de Libia, quizás también en Trípoli (250 muertos, según Al Jezira), Muamar Gadafi quiere que los niños salgan de las escuelas a desfilar. Hoy se cumple una semana de la convocatoria de los jóvenes, expresamente fechada el jueves 17 de febrero, aunque las primeras protestas ya se produjeron la víspera. Gadafi aún controla la capital, y arrebatársela, cuando se cuentan ya los muertos por el millar según la estimación más conservadora, o por varios miles puede costar mucha más sangre. La rebelión alcanza mientras tanto a una docena de ciudades, y en algunas la situación no está aún definida.

El relato que ha hecho un médico cooperante francés recién evacuado de Bengasi da idea de qué clase de individuos son Gadafi y sus acólitos. Gérard Buffet ha confirmado lo que decían algunos testigos en contacto con agencias de prensa el fin de de semana pasado. “El primer día –el jueves 17- disparaban a las piernas de los jóvenes, el segundo día al tórax y el tercer, a la cabeza”, explicaba anoche este médico a la televisión francesa.

Dos hospitales con 1.500 camas se llenaron de heridos. Después, “los soldados y los mercenarios dispararon granadas de mortero y cohetes contra las multitud”. Ayer mismo, los dos tripulantes de un avión de combate prefirieron saltar en paracaídas y estrellar la nave antes que atacar Bengasi. Los muertos en la segunda ciudad libia Bengasi serían quizás 2.000 (dos hospitales de 1.500 camas se llenaron de heridos), mil más entre Tobruk y Darna y “probablemente unos 500 entre Darna y El Beida”. En esta última ciudad todavía hubo tiroteos el martes.

Gadafi ha cerrado los puertos –con lo que se ha suspendido la exportación de petróleo-, ha hecho fondear tres naves de guerra frente al de Trípoli. No dejará, mientras pueda, que los libios huyan del país. A todo el que atente contra la ley “se le ha de disparar sin compasión” y “todo el que se rebele contra Libia debe ser fusilado, porque así es nuestra ley”. No ha de haber escapatoria pues. No sabemos dónde empieza y dónde acaba la locura de Gadafi, pero es viejo y sabido que él se siente la encarnación de Libia.

Hay que entender al tirano. Gadafi ha visto desmoronarse sus sueños uno tras otro, al cabo de casi 42 años de poder absoluto. El sueño del panarabismo, que quiso heredar de Gamal Abdel Nasser prácticamente el mismo año en que moría el presidente egipcio; el sueño de la unidad africana, del que salió como un líder frustrado. Y, estos días, el sueño de la unidad de Libia en una sola voz que, clamando desde el desierto (pues Gadafi es y hace gala de sentirse un beduino), sirve para curar todos los males heredados de la época colonial.

Tal como se ha expresado en su último y violento discurso, Gadafi entiende la rebelión de región de la Cirenaica como una fragmentación del país. Por último, ahora se estaría despertando del sueño de ser un líder amado. O tal vez no. Tal vez sabe perfectamente desde hace tiempo que lo tiene todo en contra y que no se puede fiar de su ejército más allá de los altos oficiales, que son de su propia tribu, los Gadafa.

Se habla de hasta 50.000 mercenarios subsaharianos que le estarían defendiendo estos días. Dicen que traídos en avión después de la revolución de jazmín del vecino Túnez, dicen que cobrando 2.000 dólares, o hasta 10.000 dólares cada uno. Y es sobre Bengasi, donde en los años noventa hubo un conato de revuelta, donde ha dado rienda suelta a toda su furia.

El dinero del petróleo lo puede pagar todo:

El país fue un día el mayor productor de África; hoy es el duodécimo en el mundo, con 1,7 millones de barriles diarios. Empresas de media docena de países, entre ellos España, trabajan aquí. La división del país como en la época colonial es algo que no le interesa a nadie.

Asimismo, miles de libios huyeron hacia las fronteras de los países vecinos de Egipto y Túnez, ante la situación convulsa que vive el país árabe, informó hoy Martin Nesirky, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

ACNUR:

Citando datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el portavoz dijo que 5.000 personas huyeron a la frontera con Túnez y 15.000 a la egipcia.

Por su parte, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) indicó que recibió “señales positivas” de Túnez y Egipto de que mantendrán las fronteras abiertas para recibir a las personas que abandonan Libia.

“Dadas las continuas informaciones de violencia y violaciones de los derechos humanos en Libia es imprescindible que las personas que huyan del país puedan alcanzar un lugar seguro”, dijo Adrian Edwards, portavoz de la ACNUR.

El Libano:

En tanto, las autoridades del Líbano denegaron el permiso de aterrizaje a un avión privado en el que viajaba una nuera de Gadafi, esposa de Hannibal Gadafi, y otros familiares, porque Libia se negó a comunicar la identidad de los tripulantes, informó hoy la radio libanesa.

Asimismo, las autoridades de Malta rechazaron el pedido de aterrizaje de un avión de la aerolínea libia “Libyan Arab Airlines” y reforzó el aeropuerto con soldados, informó personal del aeropuerto.

En el avión ATR 42 viajaban 14 personas, entre ellas la hija del líder libio, Aisha al Gadafi, según informó la emisora Al Yazira.

Dos pilotos se tiran del avión para no bombardear:

Por otro lado, se ha conocido que un avión militar se estrelló hoy después de que sus dos pilotos saltasen en paracaídas tras rechazar bombardear la ciudad de Bengasi y otra localidad, en el este del país, controlada por los participantes en las revueltas contra el régimen de Gadafi, según el diario libio Quryna.

Según el diario, que cita a un coronel del Ejército en la base militar de Bnina, el avión era un Sukhoi 22 de construcción rusa y se estrelló al oeste de la localidad de Jedebia, a cerca de 160 kilómetros al suroeste de Bengasi.


Por: Félix Flores | Enviado especial
Internacional | 24/02/2011



Comentarios:

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

You can add images to your comment by clicking here.

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone