Quantcast

MOISÉS NAÍM: Almorzando con Kissinger


Almorzando con Kissinger

 

Para algunos, Henry Kissinger es un criminal de guerra. Otros le dieron el Premio Nobel de la Paz.

Para algunos, es un equivocado crónico, y para otros, uno de los estrategas más lúcidos del siglo XX. Tuvo que ver con la tragedia de la Guerra de Vietnam y con la normalización de las relaciones entre China y Estados Unidos. Y con decenas de decisiones que moldean el mundo de hoy. En estos días anda promoviendo vigorosamente su más reciente libro sobre China, el cual, como todos los que ha publicado, ya es un bestseller mundial. A pesar de ello, Kissinger dedica tiempo y energías a dar charlas, entrevistas y participar en almuerzos y tertulias alrededor del mundo para hablar de su libro. Vale la pena destacar que hace un par de semanas cumplió 88 años de edad.

Su agilidad mental es sorprendente y en las conversaciones con él emerge con nitidez su cáustico sentido del humor, que utiliza para defenderse de los muchos y muy feroces críticos que tiene. Es muy consciente de que, por más que lo intente corregir, su legado histórico incluirá interpretaciones que él considera injustas ­como, por ejemplo, que fue demasiado tolerante con las violaciones de los derechos humanos por parte de los dictadores con los que le tocó negociar­. No acepta esta crítica y cita un caso: “Ahora que se han publicado las transcripciones, se puede ver que en mi primera reunión con Zhu en Lai, en Pekín, y antes de hablar de otros temas, le manifesté nuestra profunda preocupación por la cuestión de los derechos humanos en China y la necesidad de hacer algo al respecto, y que el asunto debía estar en nuestra agenda. Lo planteé a pesar de que yo sabía que esta condición le llegaría inmediatamente a Mao y que podría acabar con las negociaciones”.

Hoy, cuatro décadas después, la preocupación central de Kissinger es, de nuevo, la relación entre China y Estados Unidos. Según él, esta relación definirá el orden mundial que se está conformando en este siglo. Una de las sorpresas es la importancia que Kissinger, ícono de la realpolitik y del peso que tiene el poder en las relaciones internacionales, ahora le da a la cultura. Kissinger enfatiza en los profundos y sutiles factores culturales que llevan a Estados Unidos y China a interpretar de manera muy diferente los mismos eventos. Dice que su experiencia le ha enseñado que estas lecturas distintas afectan las decisiones tanto o más que el cálculo que cada país hace acerca del poder del otro. Para ilustrarlo, comenta, sonriendo irónicamente, que mientras la cultura estadounidense parte de la premisa de que todo problema tiene solución y que ésta puede alcanzarse en un tiempo finito, en la cultura china una solución “no es más que el ticket de admisión para una nueva serie de problemas”.

Estas brechas culturales tienen implicaciones, por ejemplo, en la manera en la que algunos interpretan el ascenso de China y lo que supone para su conducta internacional. “Los chinos no piensan en su país como `una potencia en ascenso’ ­dice Kissinger­. Durante 18 de los últimos 20 siglos, China ha sido la potencia dominante en su región”, añade, insistiendo en que esta percepción del tiempo histórico influye sobre las decisiones que hoy se toman en Pekín.

“Yo no acepto la idea de que China es un país inherentemente agresivo cuya expansión será por la fuerza. Históricamente, ha aumentado su influencia internacional casi por ósmosis, a través de la expansión cultural, y no como lo hacían las potencias europeas, con invasiones y el uso de la fuerza bruta”.

Paradójicamente, y a pesar de esto, Kissinger está muy preocupado. “He estudiado este tema toda mi vida y estoy convencido de que sin una buena relación entre China y Estados Unidos la civilización, tal como la hemos conocido hasta ahora, peligra.

Le debemos a nuestras sociedades el más serio de los esfuerzos por lograr una relación armónica entre estos dos países, y esto no se logrará sin que haya en ambos una visión compartida de los problemas y de cómo afrontarlos en conjunto”. Para esto Kissinger propone la creación de una “comunidad del Pacífico” parecida a la comunidad transatlántica, cuyo propósito sería garantizar la seguridad y la estabilidad mediante el respeto mutuo, la colaboración y la inclusión. Ojalá se logre.

En todo caso, me es difícil pensar sobre todo esto sin tener en mente una cita de Sun Tzu en El arte de la guerra que Kissinger incluye en su libro: “La excelencia final no reside en ganar cada batalla, sino en derrotar al enemigo sin jamás luchar”.

Es obvio que este viejo luchador ya no quiere ganar por la fuerza.


Por: MOISÉS NAÍM
mnaim@elpais.es
Política | Opinión
EL NACIONAL

Temas relacionados:

MOISÉS NAÍM: CAP, un hombre defectuoso
MOISÉS NAÍM: Raúl Castro y Otmar Issing
MOISÉS NAÍM: "Hay funcionarios que son jefes de bandas del narcotráfico"
MOISÉS NAÍM: Murdoch y la deuda pública
MOISÉS NAÍM: La verdadera amenaza para Al Qaeda no es EEUU sino la primavera árabe
MOISÉS NAÍM: ¿Y cómo salimos de esta?
MOISÉS NAÍM: ¿Escasez? ¿Qué escasez?
MOISÉS NAÍM: ¿Quién miente? Usted decide
MOISÉS NAÍM: “La receta contra los políticos corruptos es la alternancia”

Comentarios:

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

You can add images to your comment by clicking here.

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone