La Candelaria: Invaden edificios para extorsionar a dueños



Propietario: "Los invasores tomaron la edificación y los obligaron a desalojar las oficinas y no le permiten la entrada al lugar. “Cambiaron las cerraduras, robaron los materiales que estaban en las oficinas y viven allí como si eso fuera suyo”.

Grupo vinculado al chavismo exige
Bs. 300 mil y desocupan inmueble

 

Las invasiones en La Candelaria generan inseguridad y anarquía.

Los habitantes de la parroquia Candelaria salieron a la calle para protestar en contra de las invasiones en este sector que ya llegan a 26 edificaciones.

“Edificio ocupado por 22 familias en resguardo del movimiento de ocupantes, para la afectación y próxima expropiación por nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez. ¡Patria Socialista viviremos y venceremos!”, reza uno de los carteles de un grupo de personas, que según los propietarios del inmueble 133, ubicado en la parroquia La Candelaria, en Caracas, les están exigiendo dinero para desocupar esas instalaciones

Desde 1999 hasta el 2011 se han invadido en todo el territorio nacional, 22 mil inmuebles según cifras de la Asociación de Propietario de Inmuebles Urbanos (Apiur). Propietarios denuncian que se ha creado un movimiento de “ocupantes ilegales” que se encargan de llevar a cabo esta acción ilícita con apoyo del Gobierno Nacional.

En ese contexto, propietarios del edificio 133, ubicado en la esquina Ferrenquín, de la parroquia La Candelaria, denunciaron que un grupo de unas 50 personas invadió el segundo piso del edificio hace poco más de un año y cada vez más personas lo están habitando, llegando incluso al punto de que no les permiten la entrada a los dueños. Los afectados dicen estar siendo extorsionados por los invasores, quienes exigen 300 mil bolívares fuertes para desocupar el inmueble, ya que “aseguran que tarde o temprano la propiedad será expropiada por el Presidente Chávez”.

Así, lo afirmó el propietario David Suárez, quién indicó que los “cambiaron las cerraduras, robaron los materiales que estaban en las oficinas, nos amenazan con incendiar los depósitos donde guardamos la mercancía de nuestro negocio”. Relató que tanto él como su hermano viven con miedo ya que además de agresiones verbales y físicas, han recibido amenazas de muerte.

Suárez señaló también que la edificación de tres pisos, no cuenta con la estructura necesaria para ser habitada ya que su diseño se hizo para que funcionarán oficinas.

“Somos inquilinos”:

Durante la protesta realizada ayer viernes, por los vecinos de La Candelaria, para rechazar la invasión del Edificio 133, en la esquina Ferrenquín, así como las otras ocupaciones ilegales que se han perpetrado en la localidad capitalina, se caldearon los ánimos provocando la confrontación entre habitantes y supuestos invasores. Al notar la presencia de los medio de comunicación en el lugar, los ocupantes, se enfrentaron a los denunciantes alegando no ser invasores.

“Somos inquilinos, tenemos más de 10 años viviendo aquí y pagamos el alquiler de nuestra habitación, hace unos meses dejamos de cancelar por que ellos nos quieren desalojar llamándonos invasores”, señaló Joel Gómez, habitante del lugar. Explicó que allí hacen vida 22 familias que desde hace muchos años que le pagaban a la conserje del edificio, Judith De Marques, la cuota mensual por ocupar las habitaciones y que ella se encargaba de entregarle el dinero a los dueños.

Sin embargo, el propietario David Suárez, dijo no estar al tanto de esa situación y no hacer recibido “ni un bolívar de ese supuesto alquiler.

“Nosotros no sabíamos que esto estaba pasando compramos esta propiedad hace unos cinco años y estas personas no estaban aquí, no entiendo como ahora ellos dicen que tiene más de 10 años viviendo en el edificio”, recalcó.

Por su parte, los ocupantes dicen estar amparados por el Gobierno e inclusive tienen colocada una pancarta en la fachada del edificio que reza lo siguiente: “Edificio ocupado por 22 familias en resguardo del movimiento de ocupantes, para la afectación y próxima expropiación por nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez. ¡Patria Socialista viviremos y venceremos!”.

Entretanto, los propietarios señalan que este tipo de acciones son amparadas por las instituciones del Gobierno Nacional y ahora por la nueva Ley de Arrendamientos. “Hemos acudido a todos los entes a formular esta denuncia, fuimos a la Fiscalía y allá nos dijeron que no podían hacer nada, fuimos a la Defensoría del Pueblo y tampoco obtuvimos respuesta alguna. ¿Si los organismos encargados de velar por lo derecho de los ciudadano no lo hacen entonces quién?”, preguntó Daniel Baranesez, copropietario del inmueble y pariente de Suárez.

De igual forma, solicitó a las autoridades competentes hacerse cargo de la situación ya que teme que estas personas puedan atentar contra su vida y la de su familia. “Nos amenazaron con seguir ocupando el resto de los pisos y oficinas y dijeron que nos iban a traer a los Tupamaros”, apuntó.

Más violencia:

Vecinos de La Candelaria que protestaron contra las invasiones en la parroquia capitalina, aseguraron que ya son 26 los edificios que se encuentran invadidos y que situaciones como está solo generan violencia y confrontación entre los ciudadanos. Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, denunció que las estructuras ocupadas se han convertido en “alcabalas de la muerte”, donde cualquier vecino puede ser atracado o secuestrado y los antisociales se esconden en estos edificios.

“Las invasiones son sinónimo de inseguridad y anarquía, allí se aplican robos, secuestros y tráfico de drogas, los habitantes se encuentran en una constante alarma”, dijo.

En este sentido, Rojas exhortó al Gobierno nacional y municipal que se ocupe de los problemas de vivienda que enfrenta el país para evitar las invasiones y los problemas de inseguridad que generan.

Modus Operandis:

Vecinos y propietarios de La Candelaria denunciaron, a una “Red de Ocupantes”, que según indicaron actúan de manera organizada para invadir terrenos y edificio para luego negociar la entrega de la propiedad a cambio de dinero.

Amenazas: Según la versión de los afectados, este movimiento de ocupantes ilegales, tras invadir la propiedad e impedir el ingreso de los dueños al lugar, los amenazan con agredirlos físicamente o incluso de muerte.

Extorsión: Luego de las amenazas y enfrentamientos, los invasores buscan, negociar la entrega del inmueble a cambio de grandes sumas de dinero.

Vacunas: Si el propietario llegase a aceptar el acuerdo de cancelar la suma que los ocupantes ilegales, solicitaron para el desalojo de la propiedad, estos les piden una especie de “vacuna”, para no volver a invadir el lugar. Estas “vacunas”, suelen ser pasadas de manera mensual

EN CIFRAS:

Según las cifras señaladas por la Asociación de Propietario de Inmuebles Urbanos (Apiur), el total de ocupaciones ilegales que se han llevado a cabo en el país son las siguientes:

155 edificios permanecen invadidos en Caracas desde 2003 a la fecha.

800 casas, terrenos y galpones permanecen invadidos en Caracas.

22 mil inmuebles han sido invadidos a nivel nacional desde 1999 a 2011.

Los habitantes de la parroquia Candelaria salieron a la calle para protestar en contra de las invasiones en este sector que ya llegan a 26 edificaciones.

Inseguridad y anarquía:

Los habitantes de la parroquia Candelaria salieron a la calle para protestar en contra de las invasiones en este sector que ya llegan a 26 edificaciones. Los últimos dos casos son los ocurridos en el sector Sarria Edificio El Valle detrás de la Contraloría General y en la esquina de Ferrenquin edificio 133, muy cerca de las sedes del Ministerio de Interior y Justicia y la Fiscalía General, donde actualmente se encuentra tomado el segundo piso con más de 50 personas quienes están viviendo en condiciones inhumanas.

Afirmaron los vecinos que las invasiones son sinónimo de inseguridad y violencia, además de una franca violación a la propiedad privada. Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, explicó como las 26 estructuras invadidas se han convertido en alcabalas de la muerte, donde cualquier vecino puede ser atracado o secuestrado y los antisociales se esconden en estos edificios “Las invasiones son sinónimo de inseguridad y anarquía, allí se aplican robos, secuestros y tráfico de drogas, los habitantes se encuentran en una constante alarma”, dijo.

Rojas exhortó al Gobierno nacional y mucipal que se ocupe de los problemas de vivienda que enfrenta el país para evitar las invasiones y los problemas de inseguridad que generan “la invasión no es la solución al problema de vivienda, es injusto que el peso del déficit habitacional caiga en los hombros de los ciudadanos afectando su propiedad”. Reveló que estas ocupaciones ilegales sirve de modus vivendi para delincuentes para que extorsionen a los propietarios exigiendo grande sumas de dinero para desalojar los inmuebles “en el caso del edificio 133 los invasores le solicitaron a los dueños el pago 300 mil Bsf, esto es extorsión y el Estado se hace de la vista gorda” informó.

Destacó como la aprobación de la Ley de Arrendamientos ha contribuido al clima de impunidad y que las violaciones a la propiedad privada se propaguen por toda Venezuela, bajo la vista gorda del Estado “los principales afectados son los habitantes de los sectores populares que ven con miedo como en cualquier momento pueden perder su casa que adquirieron con el sudor de su frente”. Denunció que las personas que invaden edificios en la parroquia viven sin condiciones básicas de agua y luz “los habitantes de los edificios tomados viven en condiciones inhumanas, hacinados y con déficit en los servicios básicos. Son personas que merecen una vivienda digna” afirmó.

El luchador social reveló que muchos de estos edificios invadidos están ubicados a pocos metros de dependencias del Estado como la Defensoría del Pueblo, Contraloría General, Ministerio Público y la cartera de Interior, pero “no hacen nada para buscarle solución”.

Asimismo señaló que este problema no es aislado y que se ha convertido en una constante para los caraqueños, que ven como se irrespeta la propiedad privada hasta el derecho a la vida y a la convivencia ciudadana. “Los invasores no exigen 300 mil Bsf para desocupar el edificio” David Suárez, propietario del edificio 133, aseveró que los invasores tomaron la edificación y los obligaron a desalojar las oficinas y no le permiten la entrada al lugar. “Cambiaron las cerraduras, robaron los materiales que estaban en las oficinas y viven allí como si eso fuera suyo”, denunció el propietario.

Indicó además que los invasores actuaron amparados por el Estado y la Ley de Arrendamientos “esto es un robo a nuestra propiedad privada y una extorsión donde los ocupantes ilegales no han amenazado de muerte y nos piden grandes sumas de dinero que llegan a los 300 millones para devolvernos nuestro edificio” expresó.


Por: Nelyabith Bello
nbello@diariolavoz.net
@nelyabithbello






Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone