Quantcast

LUIS ALFREDO RAPOZO: Fabula de Pelícano con Gato


¡Me han botado…!

 

Todas las mañanas es de lo más normal, ver como las columnas de pelícanos vuelan, sobre la orilla del mar hacia el oeste. Tienen su rutina. Luego, al atardecer se puede ver nuevamente, intermitentes líneas de formación de esas aves, que regresan hacia el este a buscar sus sitios para dormir.

Una mañana uno de los pelícanos andaba solo. El pobre -me parece- cambió de ruta y aterrizó en la carretera que me lleva a Boca de Uchire. Allí estaba parado, desconcertado, sin saber qué hacer. Yo le vi desde lejos y entonces bajé la velocidad del vehículo, hasta pararme totalmente y poder detallar al animalito. Inicialmente pensaba que podía estar enfermo o muriendo. ¿Cómo saberlo?

Me bajé lentamente del carro y me le fui acercando para observarlo. El pelicano me miraba con sus tristes y grandes ojos, sin pestañear. No le vi golpeado, ni ensangrentado; se veía sano y no se inmutaba con mi presencia. Entonces, pensé en voz alta ¿Qué le habrá pasado a este pelicano? Ustedes no me lo van a creer, pero el ave me respondió inmediatamente con una extraña voz, que parecía la de un niñito regañado: ¡Me han botado!

Yo me quedé estupefacto y sentí que flotaba en el aire, razón por la cual traté de fijar mis pies con fuerza sobre el pavimento, para sentir que estaba despierto y que aquello era real.

-¿Te han botado? Le pregunté inmediatamente, porque no se me ocurrió más nada.

-Sí –me dijo-, mis compañeros me echaron como a un perro enfermo de sarna. Todo porque quería internarme más en el mar, que es tan lindo frente al pueblo de El Hatillo. Rompí la incondicional formación que traíamos y de manera violenta me gritaron: ¡Fuera pajarraco! Entonces, no tuve otra opción que aterrizar porque no sabía qué hacer con ese desprecio.

Yo le dije que conocía una historia parecida. Sé, que a cada rato, se ven casos similares. Y por eso, nadie debe echarse a morir-le dije, tratando de consolarle-.

-Mira pajarraco-le explicaba buscando de levantarle el ánimo-, yo conozco el caso del Gato Briceño en Maturín, que fue echado como a un gusano en el monte. Todo porque se negaba a ser irresponsable con sus congéneres. Al no obedecer órdenes y mandatos como si estuviera en un cuartel, le dieron una dolorosa patada por el trasero, pero el felino anda libre y cada día crece en apoyo y respeto. Además lo insultaron, diciéndole traidor, entre otros remoquetes-le dije al pelicano, que me miraba con atención-. Pero, te digo que no está solo. Tú puedes hacer algo similar. Si quieres ser libre, pensar por ti mismo y volar con el viento mar adentro, disfrutando del azul de las aguas, por qué no puedes hacerlo-le pregunté-.

El animalito comenzó a mover sus alas, mientras daba unos pasitos como de pingüino.

-Es verdad, yo quiero conocer el mundo y ver más allá de las orillas del mar-me dijo el pajarraco con una voz, que le llenaba de alegría por vivir-.

- Me encanta que digas eso-le añadí-.Los que te botaron han sido miopes. No solo te han perdido a ti, que eres un líder, sin dudas. Te aseguro, que muchos pelícanos piensan como tu y seguramente te seguirán, dando vueltas frente al mar, mientras vuelan hacia el oeste por las mañanas. Hoy día, el Gato de Maturín maúlla con su familia y come con sus amigos-le dije-, mientras piensan cómo enfrentar la vida, teniendo el destino en la palma de sus manos. Tú puedes hacerlo.

Sin decir más palabras, el joven Pelicano abrió sus alas y se fue correteando como una avioneta en una pista, para luego remontar el azul cielo y perderse en el horizonte mañanero, sobre los manglares verdes, que bordean la laguna, libre como el viento y dueño de su destino.

Mi amigo Fucho Guaicara Guarecuco, me dijo que yo era un fabulador empedernido y añadió que él nunca había visto a un pelicano hablando, en cincuenta años que tiene como pescador en la costa de Anzoátegui. “Allá tu -le dije-, siempre con tu incredulidad. Supongo que tampoco has visto un Gato declarando por los medios, expulsado del Psuv y acabando con el partido de gobierno en un Estado…como si fuera un sepulturero”-le respondí-.


Por: Luis ALFREDO RAPOZO
luisrapozo@yahoo.es
@luisrapozo

Temas relacionados:

Luis Alfredo Rapozo: ¡Aquel 4 de Febrero de 1992!
LUIS ALFREDO RAPOZO: Entre Er Conde y Tarzán
LUIS ALFREDO RAPOZO: El Ocaso del Emperador
LUIS ALFREDO RAPOZO: Las aventuras de Hugo Mata Hari
LUIS ALFREDO RAPOZO: La pesadilla de Alvarito
LUIS ALFREDO RAPOZO: ¡Hace calor, parejo!
LUIS ALFREDO RAPOZO: Elecciones municipales
LUIS ALFREDO RAPOZO: La tusa de María Castaña
LUIS ALFREDO RAPOZO: El “mala conducta”

Comentarios:

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

You can add images to your comment by clicking here.

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone