Quantcast

SEXO SIN TABÚ: Mueren los burdeles populares en Caracas




ONG reclama que el tema no se
ha analizado con seriedad

 

Mientras unos alegan que ayudan a la iniciación sexual de los varones, otros aplauden su desaparición.

Hace dos semanas, Delio Servic contempló no sin tristeza el cierre del último prostíbulo “a precios económicos” que operaba en el centro de Caracas. Una orden judicial, después de la pelea callejera en la que Lucy resultó herida, obligó a dos funcionarios a sellar el sitio con la cinta adhesiva que identifica a los comercios infractores y, por ende, prohibir el acceso al 13-A, en la esquina de Cruz Verde, justo enfrente de los tribunales.

“Ahí quedaron 35 años de servicio al público, desde cuando el terminal del Nuevo Circo era el primer sitio de Caracas que pisaban los muchachos que venían del interior”, explica el español, redondo, talla pequeña y sesentón. Servic administró las dos últimas décadas del negocio: “No nos enriquecía, pero nos daba para vivir”.

A la manera del personaje que en Cinema Paradiso asiste con nostalgia a la demolición de la vetusta sala de cine de un pueblo siciliano, Servic dice que lloró cuando clausuraron el local, no tanto por quedarse sin empleo sino porque 19 chicas perdieron su sustento, algunas con familia e hijos.

“Se podría decir que con la desaparición de esos burdeles estamos en la crónica de una muerte anunciada”, responde Armando J. Soucre, sociólogo, egresado de la UCV, precisamente con una tesis que aborda el fenómeno psicosocial de los lupanares caraqueños.

Soucre, que confiesa haber probado a los 16 años la fama de El Cazador, en Sabana Grande, advierte que el cierre de los prostíbulos populares es una tendencia contemporánea en las grandes ciudades.

“Internet y la TV por cable, que hacen saltar la primera experiencia sexual del preadolescente con ver una porno, la proliferación de clubes privados y la modalidad de chicas prepago volvieron un atisbo del pasado aquella práctica de irse de putas, muy a la moda en las décadas de los sesenta y setenta”, agrega.

La más antigua:

La prostitución como oficio ­nadie lo ignora­ data de la Roma imperial y ha resistido los embates de guerras, epidemias, años de prosperidad o de miseria y hasta las más horribles catástrofes, por lo que ninguna institución ­salvo el Vaticano, probablemente­ ha puesto en duda su utilidad para calmar la ansiedad de los varones. Soucre señala que desde hace dos siglos las sociedades modernas se han inclinado más por regular la actividad, antes que perseguirla: “Pese a que a su sombra prosperan mafias dedicadas a la explotación sexual”.

Debido al aumento de la prostitución callejera, que genera malestar ciudadano y omite normas sanitarias, los gobiernos optaron por establecer zonas rosas, al tiempo que reforzaron la lucha contra el proxenetismo, integrado por redes mafiosas que explotan a chicas pobres, inmigrantes ilegales y hasta menores de edad. En Holanda se decidió hace dos años darle carácter laboral, pero la legalización de los burdeles resultó un fracaso; en Suecia se persigue a los clientes; en Francia e Italia no se prohíbe la prostitución en la vía pública, sino el proxenetismo.

“La vieja imagen del burdel como lugar sombrío, desaseado y con mujeres que no se practican las pruebas de enfermedades de transmisión sexual fue cediendo a sitios algo sofisticados, donde sin embargo no se salvan del tráfico de drogas y de hechos de violencia”, dice Soucre.

La reflexión es compartida por Servic, al recordar que el hecho que motivó el cierre de su local fue la puñalada que una mujer asestó a Lucy.

Con 42 años de edad, Lucy había pasado de prostituta a madama. “Era ella quien llevaba el control de los horarios y lidiaba con las chicas para los exámenes cada tres meses en la unidad sanitaria de la avenida San Martín”.

Trabajadoras tristes:

Servic da fe de que, pese a la condición de prostíbulo barato, al local acudían desde soldados francos de servicio hasta profesionales, abogados y empleados de los tribunales, solteros o casados. “No se confunda, cuando digo a precios solidarios (350 bolívares), no quiero decir que era un sitio de mala muerte, sino que seguíamos el lema “más por menos”. El administrador del 13-A, hoy desempleado, afirma que aún quedan burdeles populares, como los dos que operan en la calle Colombia en Catia; el Topeka, de la avenida O’Higgins; El Cometa, en la redoma de Petare y los burdeles disimulados en edificios de las avenidas Lecuna y Fuerzas Armadas, Los Palos Grandes o en la Intercomunal de El Valle.

La nostalgia dura poco cuando se escuchan las quejas de Daira López, ex prostituta, hoy defensora de los derechos de las trabajadoras sexuales. Dice que ni éste ni los gobiernos anteriores han tomado el tema de los burdeles públicos con la seriedad que requiere. “En este país las condiciones laborales y sanitarias de las prostitutas no han mejorado y tampoco ha desaparecido el acoso policial ni el circuito clandestino que dominan las mafias que trafican con drogas y hasta con niñas”, expone.

Los burdeles populares no figuran en el radar de la sociedad del presente siglo, conectada por Internet y que hace que un adolescente le envíe una foto de su parte íntima a una amiga o amigo a través del mágico clic de las redes sociales.


Por: ELIZABETH ARAUJO
Salud | Sexo
EL NACIONAL

Temas relacionados:

SEXO SIN TABÚ: Batallas nocturnas en la red
SEXO SIN TABÚ: El miedo de los hipertensos
SEXO SIN TABÚ: El deseo se puede perder incluso durante el noviazgo
SEXO SIN TABÚ: Los niños son las víctimas del porno web
SEXO SIN TABÚ: Un beso apasionado alivia la depresión
SEXO SIN TABÚ: La tecnología es un arma de doble filo
SEXO SIN TABÚ: La sexualidad es materia escolar pendiente
SEXO SIN TABÚ: Los tatuajes son la nueva fuente del erotismo
SEXO SIN TABÚ: Además de abusadores los frotadores delatan un trastorno

Comentarios:

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

You can add images to your comment by clicking here.

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone