IBSEN MARTÍNEZ: Los enemigos de Capriles



Aquí el único que está en problemas,
algo mas que electorales­ es Chávez

 

1.- La próxima vez que alguien le diga que la candidatura de Capriles “no levanta”, pregúntele cómo lo sabe. Puede ser una buena idea.

Igual conviene preguntar(se) por qué quienes, desde el propio terreno de la oposición “unitaria”, le tienen ojeriza, invariablemente se refieren a Capriles como “ese muchacho”, dicho esto último con un benévolo y displicente cabeceo que quiere pasar por sabiduría política.
Me refiero al tipo de sabiduría que en la literatura clásica se atribuye a los consejos de ancianos. Es sugestivo que estos demócratas vilipendian la juventud de Capriles con el mismo ánimo descalificatorio con que lo hacen los voceros del chavismo. Y esto, quizá no paradójicamente, en un país puer aeternus que desde siempre ha practicado un culto demagógico a la Juventud.

Tengo para mí que es a los nostálgicos del país que nos dio al longevo, empecinado y errático Rafael Caldera y a un fósil llamado Alfaro Ucero, a quienes más impacienta el calmo y sistemático desempeño del “muchacho”.

Una variante semántica de “la candidatura de Capriles no levanta” es afirmar que Capriles “no es suficientemente duro con Chávez”. De nuevo, preguntar: “¿qué te lo hace pensar?” es lo mejor que puede uno hacer para identificar, no sólo un adversario de Capriles, sino muy probablemente a eso que una insuperable expresión yanqui define como un “perdedor”.

“Perder es cuestión de método”, ha dicho Santiago Gamboa, el extraordinario escritor colombiano, y estos inopinados detractores de Capriles son, en mi modesto parecer, maestros del método. Para irnos entendiendo, imparto de una vez un retrato hablado de una, dos, quizá tres secciones del Coro de Perdedores Perpetuos que la tienen tomada con Capriles.

Son muchas más, pero con unas pocas bastará para que el lector mire en la dirección que mi dedo de mugrientas uñas indica.

2.- Me bastó escuchar los nombes de algunos de los más cejijuntos analistas de la presuntamente pésima campaña de Capriles para echarme a reír. Son, para decirlo de alguna manera, jubilados supernumerarios de decenas de campañas perdidas durante la llamada IV República, adscritos a lo que con un gran esfuerzo de imaginación podría llamarse el bloque socialdemócrata de la coalición opositora. Hay entre ellos más de un Willy Brandt de patio de bolas. O bien caballeros que alguna vez formaron parte de las comisiones de propaganda del MAS y que nunca ganaron una campaña electoral, ni siquiera al interior de aquel legendario pequeño partido. O factores del firmamento adeco ­la Gran Maquinaria que arrasaría en las primarias de febrero, ¿recuerdan?­, algunos de ellos reciclados en Un Nuevo Tiempo. O asteroides del Big Bang copeyano. O insidiosos editores de prosa punzopenetrante, proverbialmente tenidos por zahoríes, que en el aciago 1998 llegaron a proponernos ¡a Alfaro Ucero! como dique de contención del tsunami Chávez.

¿Cuál es su argumento estelar? ¡Las encuestas! Una paráfrasis de la recordada, estupenda telenovela de Leonardo Padrón nos daría a Venezuela como El País de las Encuestas. Permítanme incurrir en mi atropello favorito: hacer irrisión de ese sujeto infaltable en la Pinacoteca de los Genios venezolanos del siglo XXI: el encuestador, o por mejor decir, el “demoscopa”, caballero de fortuna que ausculta los pareceres del público y suele infligirnos agudezas tales como: “Chávez podría ganar, pero también podría perder”; o bien: “esta medición es sólo una fotografía: lo que importa en la tendencia”, etcétera.

Hay de todo en el gremio, desde luego.

Gente de mucha probidad cuyas observaciones infunden respeto. Pero, ¡ay!, es minoría: lo que abunda es el encuestador, que “científicamente”, con alarde de varianzas, desviaciones estándar, campanas de Gauss y modelos estocásticos, llega a la conclusión chamánica de que lo que pasa es que Chávez tiene una “conexión emocional” con el electorado y Capriles, ¡qué vaina con el muchacho!, no la tiene.

Se habla de un encuestador que cambió sus resultados en 180º justo después que el gobierno le engavetase un crédito del Banco Industrial.

Tales encuestadores salen del ámbito de la Ciencia, del método inductivo experimental y los modelos matemáticos para penetrar en la bruma de lo mágico-religioso con la facilidad de quien atraviesa la puerta giratoria de un hotel. Decir: “es que Chávez tiene un vínculo emocional con los desdentados”, sin caracterizar ni describir el funcionamiento de ese tal vínculo, equivale para mí a correr al burladero de la palabrería hueca y declararse miembro de la Asociación Mundial de Charlatanes.

3.- ¿Qué procura este “revival” del ya rancio tema de la conexión memtempsicótica de Bolívar y su pueblo a través de Chávez? La nuez de la artera campaña es infundir en el electorado opositor la idea de que Capriles no tiene “carisma”, que no le pega duro a Chávez, que no va pa’l baile. Y hacer así más fácil la demencial sugerencia de cambiar de caballo en mitad del río.

Tres millones de electores se manifestaron hace apenas 90 días a favor del candidato más moderado. Yo, que, dicho sea de paso, voté por María Corina Machado, me niego a creer que esa disposición a votar por Capriles en octubre se haya desvanecido a favor del candidato que ofrecía llevar a Chávez esposado a la Corte Internacional de La Haya. Al contrario, si atendemos a que la mejor encuesta es una elección, la oposición, y con ella Capriles, las viene ganando todas, consistentemente, desde hace cuatro años.

Tan buen arranque como el de las primarias precedió los actuales días, quizá los más negros del Chávez candidato en toda su carrera pública: gravemente enfermo y disminuido, rodeado de “incondicionales” que ya no lo son tanto, absortos como están en vertiginosas sumas y restas mentales acerca del futuro personal de cada quien. Y con el tiempo conspirando en contra. ¿Es este el momento de dudar del abanderado? La mejor prueba de que Capriles lo está haciendo razonablemente bien con su estrategia de “fuerza tranquila”, para usar el famoso lema electoral de François Mitterand, es que tiene protervos enemigos en su propio bando. Yo no le tendría el menor respeto político de no ser así.

Para finalizar, menciono una de sus armas secretas, tan inasible y mágica pero tan potente como el fulano carisma de Chávez: la buena suerte. El muchacho es suertudo y eso vale tanto o más que el carisma del paciente habanero.

Dejémonos de vainas, ¿sí? Aquí el único que está en problemas ­verdaderos problemas, algo mas que electorales­ es Chávez.


Por: IBSEN MARTÍNEZ
POLÍTICA | OPINIÓN
Viernes 28 de Mayo de 2011




Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone