CLAUDIO NAZOA: ¡Libertad y papel tualé ya!



CLAUDIO NAZOA, Libertad y papel tualé ya

Soy guerrillero
del optimismo..

 

Puerto Rico es menos colonia de Estados Unidos que Venezuela con respecto a Cuba; con la ventaja de que en Puerto Rico se consigue papel tualé ¡sin hacer cola! Nos sentimos desconcertados, como a la deriva.

A veces pienso que somos niños inocentes que viajamos sin frenos por la bajada de Tazón, en un autobús conducido por un tipo maluco, sordo y ciego que, por mala suerte, no es mudo.

Lo que en este momento desespera es la angustia que produce esta incertidumbre que paraliza.

Angustia de impotencia y rabia por no querer seguir aguantando insultos e irrespetos por parte del gobierno.

Soy de los que creen en la salida electoral y democrática de este marasmo en el que nos encontramos.

Pero me pregunto: ¿hasta cuándo vamos a seguir esperando con los brazos cruzados que estos dementes terminen de destruir lo poco que nos han dejado de país? Soy guerrillero del optimismo, pero en este momento estamos llegando al punto de no tener nada que defender. Paulatina y sistemáticamente, institución por institución, todas se han desmoronado ante nuestros ojos. Si no nos ponemos las pilas bien puestas nos puede pasar lo que les ocurrió a los judíos en la Alemania de 1931, cuando los nazis empezaron con una simple discriminación racial que culminó en el Holocausto.

Al principio, los judíos pensaron que Hitler era un “loquito” y que tarde o temprano saldría del poder.

Cuando pudieron sacarlo, no hicieron nada suficientemente contundente. Reaccionaron demasiado tarde y ya no tenían nada que defender, su única alternativa de vida era la muerte, el exterminio como realidad inevitable, y, así, fueron eliminados cual rebaños de inocentes que van al matadero.

Cuando digo que somos niños inocentes es porque, hasta ahora, así es como nos hemos comportado los demócratas, los que como yo somos culillúos y nunca aprendimos a manejar armas ni a tirar coñazos.

Venezuela es un autobús sin freno, y algunos pasajeros son los que por comodidad, irresponsabilidad y, sobre todo, por tenerle miedo al chofer, se alían vergonzosamente a él y a sus retrógradas ideas, aun sabiendo que en el desastre final también ellos desaparecerán. Nos conocemos y somos conscientes de que algunos de los niños que nos acompañaron en el pasado se comportaron durante 40 años como irresponsables al echar a perder los frenos, mientras que otros regaban aceite en la bajada de Tazón.

Ya no somos los niños de ayer. Dejamos de ser los pequeños ingenuos que hace 40 años, inconscientemente, abordamos un autobús que más o menos andaba. La emergencia nos ha hecho crecer. Nos enseñó a estar unidos y a no continuar peleando entre nosotros por la merienda o por juguetes que no queríamos compartir. Ya no somos chiquitos, tampoco ahora pueden existir “Ni-Ni” que son realmente ayudantes castrados del chofer. Queremos seguir viviendo y, si es posible, hacer felices a nuestros hijos que pronto abordarán el mismo autobús.

Si ahora no logramos frenar, terminaremos en el cementerio, frente a una inmensa tumba donde un enterrador nos dirá: “Aquí sí cabemos todos”.

Llegó el momento de obligar al chofer sin permiso para conducir a detenerse en una parada donde los venezolanos, con banderas de todos los colores, podamos tener la oportunidad de salvar nuestro maltratado vehículo, aunque haya que cambiar de motor, reparar el tubo de escape e inflar los cauchos.

Si sacamos mayoría en la Asamblea y en las presidenciales, entonces, ¿por qué somos colonia de Cuba? ¡Libertad y papel tualé ya!


Por: Claudio Nazoa
Política | Opinión
EL NACIONAL
lunes, 27 Mayo de 2013

Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone