PABLO AURE: Corrupción habilitante



maletin corrupcion pdvsa

“Zamuros cuidando carne..”



Quienes hemos trajinado con las leyes y hecho de la abogacía y la docencia nuestra profesión, y todo aquel que tenga sentido común sabe que el bandidaje y la pillería existente no se acaba con más leyes, y mucho menos con una Ley Habilitante que concedería “poderes especiales” a Nicolás Maduro para combatir la corrupción. No tengo otra calificación distinta a la de la farsa para considerar esa cínica solicitud del presidente.

Las leyes habilitantes deben ser otorgadas para regular materias especiales en situaciones de urgencia. Por lo general se entiende que deberían otorgarse en asuntos que versen sobre la economía. Jamás para combatir delitos, pues eso forma parte de la reserva legal. Es decir, a la Asamblea Nacional, el Poder Legislativo es al que compete definir los delitos y las penas aplicables. La libertad de los ciudadanos jamás puede encomendársele al Ejecutivo nacional, ni en democracia, ni mucho menos en este tipo de dictadura de nuevo cuño.

¿La habilitación de la corrupción?

De acuerdo al artículo 203 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: “…Son leyes habilitantes las sancionadas por la Asamblea Nacional por las tres quintas partes de sus integrantes, a fin de establecer las directrices, propósitos y marco de las materias que se delegan al Presidente de la República, con rango y valor de ley…”. Esto significa que el oficialismo requeriría un mínimo de de 99 diputados que aprueben esa Ley, pues la Asamblea Nacional la Integran 165 diputados y la quinta parte (33) y al multiplicarla por 3 nos da esa cantidad: 99. El oficialismo al parecer no cuenta con ese número, supuestamente llega a 98.

Este asunto no debemos tomarlo a la ligera. El Presidente insistirá en que quiere combatir la corrupción, pero la bancada opositora se negará justificadamente a darle esos poderes. Vaya descaro: 14 años robando y ahora tienen el atrevimiento de decir que es por falta de una ley.

Carencia de la ley como pretexto

El historiador y político romano Tácito decía: mientras más corrupto es el Estado más leyes tiene.

Amigos lectores, sobre todo a los que se identifican con el sector oficialista, con responsabilidad debo aclararles que tenemos muchas leyes que tipifican delitos contra la cosa pública, entre ellos especialmente la Ley Contra la Corrupción, instrumento que ha sido modificado precisamente durante este gobierno y no tengo dudas de que con ella sería suficiente para combatir la corrupción. Eso sí: si tuviéramos instituciones al servicio de la justicia y no de bandidos al servicio de un sistema de gobierno donde impera la impunidad.

Por ejemplo, el primer artículo de la Ley Contra la Corrupción establece: “La presente Ley tiene por objeto el establecimiento de normas que rijan la conducta que deben asumir las personas sujetas a la misma, a los fines de salvaguardar el patrimonio público, garantizar el manejo adecuado y transparente de los recursos públicos, con fundamento en los principios de honestidad, transparencia, participación, eficiencia, eficacia, legalidad, rendición de cuentas y responsabilidad consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como la tipificación de los delitos contra la cosa pública y las sanciones que deberán aplicarse a quienes infrinjan estas disposiciones y cuyos actos, hechos u omisiones causen daño al patrimonio público”.

La petición que Nicolás Maduro hace en solicitar una Ley Habilitante, es perversa, por varias razones, primero porque sería una nueva injerencia del Poder Ejecutivo en el Poder Legislativo, segundo, estaríamos en presencia de lo que la doctrina conoce como una ley penal simbólica (pretender hacer ver que se lucha contra lo corrupción pero la realidad es otra) y tercero, a todas luces pone en evidencia el cinismo con que Nicolás Maduro actúa, en este asunto de la corrupción.

Zamuro cuidando carne

Venezuela ha venido siendo saqueada bajo la mirada complaciente, primero, del finado Chávez, y ahora con Maduro y demás herederos durante estos últimos años, y no ha habido voluntad para atacar la corrupción; al contrario, la han potenciado, principalmente los que dirigen esta cosa que llaman revolución.

Este tipo de gobierno incentiva la corrupción, sobre todo de sus más allegados y de los que tendrían la posibilidad de enjuiciarlos. Acondicionan el terreno para que muchos cometan desafueros en la administración pública. Los corruptos lucharán por mantenerse en el poder o defender a quienes le han dado la oportunidad de abultar sus alforjas con dinero del pueblo.

Si antes de Chávez veíamos hechos de corrupción en cuadros altos de la FAN, hoy, desde el general hasta al soldado, se le presenta la oportunidad y la aprovechan para desarrollar sus habilidades y destrezas. Eso sí, tienen que declararse rojos, rojitos, chavista y antiimperialista. Con el pecho hinchado como lo proclaman los jefes militares en todos los desfiles.

Este régimen no solamente es corrupto sino que está podrido desde lo más arriba hasta los niveles menos importantes. El guiso y el cohecho son el patrón que los rige.

Que se entienda bien, no escribo en sentido figurado, es así y punto. Militares y civiles en puestos clave son caimanes del mismo pozo que disfrutan y se apoderan del tesoro público.

No existe ningún capitoste “revolucionario” que escape a ser sospechoso. Analicen quiénes eran y cómo era su nivel de vida o su comportamiento habitual y compárenlo con lo que hacen en la actualidad. Lo más benigno es presumir que están incursos en enriquecimiento ilícito. Les invito leer el artículo 46 de la Ley contra la Corrupción y corroboren lo que les afirmo. Ese artículo textualmente dice: “Incurre en enriquecimiento ilícito el funcionario público que hubiere obtenido en el ejercicio de sus funciones un incremento patrimonial desproporcionado con relación a sus ingresos, que no pudiere justificar”. ¿Alguien sabía quién era Diosdado Cabello, Nicolás Maduro o Pedro Carreño (para preguntar por los más bocones) antes de llegar al poder? Les digo: unos pobres de solemnidad.

Hoy son públicas y notorias sus fortunas. Quizá no la tengan a su nombre, pero no pueden esconder los lujos que se dan y que no se corresponden con lo que ganan “legalmente”. No hablaré de los Chávez para no recordar al autor intelectual y material de este bandidaje, al creador del monstruo de la corruptela bolivariana, pero quienes conocían a esa familia en Barinas saben de qué les hablo.

En fin, señor Nicolás Maduro nadie puede comerse el cuento de que usted quiere una Ley Habilitante para luchar contra la corrupción, siendo usted el principal sospechoso. Seré bondadoso, me imagino que le han elaborado ese discurso como una estrategia para distraer la atención y hacer ver que tiene interés de luchar contra los corruptos. Pero le repito esa coba nadie se la puede creer. Son 14 años en la mantequilla nadando en dólares mal habidos.

Vergüenza Nacional

Así debería llamarse la Asamblea Nacional. No es pena lo que sentí cuando escuchaba al diputado Pedro Carreño en su grotesca intervención de la semana pasada ante sus colegas diputados y transmitida por algunos canales de televisión. Les confieso que lo que sentí fue lástima. Tener que soportar a esa cuerda de malhablados y difamadores haciendo uso de una tribuna tan importante para no aportar soluciones sino para encharcar la política nacional.

A nada de interés se refirió, lo verdaderamente interesante es haber ratificado que nuestro país está siendo dirigido por ignorantes, guapetones y bandoleros cuya característica principal es la carencia de principios y de valores. No piensen que eso es un trapo rojo para distraer la atención de las próximas elecciones. Ellos son así. Así los criaron y de ese modo se comportan. Saben “arreglar” las diferencias con insultos y golpizas. No convencen con ideas sino a fuerza de amenazas que por lo general cumplen cuando se trata de hacerle daño al adversario, para ellos considerados sus enemigos.

¿Constituyente contra esto?

Desde los sucesos de abril del 2002 planteaba una salida Constituyente para todo este desbarajuste nacional. Aquí nada está en orden ni mucho menos cumple sus funciones. Los poderes públicos no funcionan y por eso estamos como estamos.

Ahora nuevamente algunos sectores la han planteado como una manera de reconciliar al país, cuestión que comparto plenamente.

No tengo dudas de que la Asamblea Nacional Constituyente vendrá, no sé cuándo pero en algún momento la volveremos a vivir, no solo para reconciliarnos sino para darnos un orden jurídico y renovar los poderes públicos. Me explico, para reconstruir esta Venezuela que tantos golpes ha recibido.

Tendremos una Asamblea Nacional Constituyente como lo estipula el artículo 347 y siguientes de la CRBV, pero me temo que después que recojamos los vidrios y atravesemos por una transición necesaria. Imposible salir de este bandidaje que se ha apoderado del poder sin vivir momentos difíciles pero de transición. Dios quiera no experimentemos lo que Egipto padece, pero no lo descarto. Que Dios nos agarre confesados.


Por: Pablo Aure
@pabloaure
pabloaure@gmail.com
www.pabloaure.blogspot.com

Politica | Opinión
Martes 20 de agosto del 2013





Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone