PABLO AURE: Así, así, así es que se gobierna



Consumidores denunciaron que funcionarios de la GNB estaban apartando los electrodomésticos.

Consumidores denunciaron que funcionarios de la GNB estaban apartando los electrodomésticos.

¡Hasta cuándo!

 

Cómo no referirnos a la cadena nacional de Nicolás Maduro donde incitó para que literalmente saquearan a Daka.

Cómo evitar hablar de las largas colas que desde la noche del sábado se presenciaron a las afuera de Ivoo, JVG y Mundo Samira, en atención a la exhortación presidencial de que nada quedara en los anaqueles. Hoy podemos decir que la política del saqueo se dirige desde el alto poder.

No asumiremos una postura de defensa de ningún negocio que comercie con electrodomésticos importados. Lo que trataremos de examinar es el tema de la propiedad privada, de la oferta y la demanda, el Estado de Derecho y el delito de instigación a delinquir.

La ley de la oferta y la demanda es la que en situaciones normales determina los precios de los productos en lo que se conoce como una economía de mercado. Si por ejemplo en el país existieran muchas fábricas de televisores o de neveras, habría una competencia en el mercado y la gente tendría oportunidades de comprar o la más barata o la que le pareciera mejor. Desde luego, habiendo mayor oferta de productos y al encontrarlos fácilmente, los precios no serían tan altos.

Probablemente a Daka le otorgaron dólares preferenciales para importar electrodomésticos, pero lo que no dice Maduro, y estoy seguro de que es así, es que esos empresarios fueron “vacunados” por alguien del Gobierno para agilizarle los trámites. Es muy probable que la cantidad aprobada en dólares no fue la misma que recibieron. Pero supongamos que lo que le aprobaron fue lo que recibieron, pensemos entonces, en lo que se denomina el valor o costo de reposición de la mercancía, que no es otra cosa que seguramente lo que ayer pudo comprar por determinada cantidad, no es probable que su inversión para reponerla hoy sea la misma que inicialmente previó, sobre todo con la constante devaluación de la moneda. Y es que no puede ser de otra manera, en un Gobierno tan corrupto y en circunstancias en que nadie puede garantizar que periódicamente se aprueben dólares preferenciales para la importación de electrodomésticos.

Es tan baladí la tesis de Nicolás Maduro al reseñar que el valor del dólar lo fijan dos páginas de Internet como son dolartoday.com o lalechuga.com, que ninguna persona puede creérsela.

Las tiendas de electrodomésticos aumentan sus precios porque el mismo Gobierno anuncia devaluaciones disfrazadas y tienen que asegurar su permanencia en el tiempo, reponiendo la mercancía que venden sin tener ninguna expectativa de que el Gobierno pueda volver a otorgarle dólares preferenciales e imaginándose que en cualquier momento puedan recurrir al denominado dólar negro para realizar sus importaciones. Por cierto, es necesario que Nicolás Maduro reconozca que el valor del dólar paralelo no lo fija ninguna página de Internet, sino los enchufados en Pdvsa o en el BCV, que son quienes manejan dólares oficiales. No son los venezolanos “ricos” que viven en Miami, ni tontos que fueran para traerse lo que se llevaron y alimentar un gobierno castro comunista cuyo único interés es acabar con el capital privado.

Esos electrodomésticos que fueron saqueados en Daka no son productos de primera necesidad, no creo que deban estar sometidos a ningún control de venta. El comerciante vende al precio que él fije, allá si los compradores aceptan el precio. Lo que no puede un comprador es robar un producto porque no está de acuerdo con el precio, así lo considere excesivamente alto.

Un “pran” en Miraflores:

La incitación a delinquir es un delito que está tipificado en el artículo 283 del Código Penal: “Cualquiera que públicamente o por cualquier medio instigare a otro u otros a ejecutar actos en contravención a las leyes, por el solo hecho de la instigación será castigado:

1º. Si la instigación fuere para inducir a cometer delitos para los cuales se ha establecido pena de prisión, con prisión de una tercera parte del delito instigado….”

Maduro en cadena nacional instigó al pueblo a cometer delitos contra la propiedad. Desde luego sería iluso pensar que a la Fiscal General de la República le pueda pasar por la cabeza la idea de solicitar un antejuicio de méritos contra “su jefe” Nicolás Maduro por haber instigado al pueblo a delinquir. En Venezuela la Ley no es igual para todos.

Pero hay más: en el caso de Daka podemos afirmar que los organismos de seguridad pública del Estado, nacional, regional y municipal, no impidieron el saqueo a Daka. Solo apareció la GNB luego de quedar poco o nada en los anaqueles de la tienda. Es más, vi algunas fotografías donde los saqueadores aparecían custodiados por efectivos militares para garantizarles sus fechorías.

En resumen: Nicolás Maduro incita a delinquir. Los encargados de proteger la propiedad privada facilitan el asalto y los delincuentes actúan a sus anchas. Díganme ustedes ¿en qué país estamos viviendo? Yo se los diré, en una nación dirigida y protegida por malandros. Así de sencillo, tal cual ocurre en los centros penitenciarios, donde existen los llamados pranes y ellos tienen sus luceros que los apoyan y cuidan. Aquí el pran está en Miraflores, y los luceros en los cuarteles.

Constitución: ¡letra muerta!:

No me cansaré de repetir que el artículo 55 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que: “Toda persona tiene derecho a la protección por parte del Estado a través de los órganos de seguridad ciudadana regulados por ley, frente a situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes”. El sábado, la empresa Daka corría peligro de ser saqueada, como realmente sucedió. Esos órganos a los cuales se refiere la Constitución estuvieron ausentes o sin vigencia. En un país serio los dueños de Daka deberían ser indemnizados. Desde luego, este Gobierno no es serio y por eso en lugar de indemnizarlos se mofará de ellos y los alojará en una cárcel.

Promoviendo el desempleo:

Lo triste de todo esto es que mientras se siga gobernando de esa manera, miles de personas se quedan sin empleo y quizá pasarán a formar parte de las cifras de comerciantes informales, o a llenar las estadísticas semanales de haber caído por ajuste de cuentas o sorprendidos en un atraco.

Maduro está destruyendo el país, a su gente, inculcando antivalores y ahuyentando las inversiones.

Caos:

Pareciera casual que la orden de saquear por haberse dado cuenta que Daka, Ivoo y JVG o Mundo Samira vendían muy caro los televisores y las neveras es reciente. Yo pienso, lo contrario. No es casual. Ellos desde hace rato lo sabían porque es un secreto a voces que muchos de los enchufados (más que todo del sector militar) le cobraban vacuna a esos importadores, pero el Gobierno sabe que está demasiado mal en las encuestas y que la popularidad está por el suelo. Maduro tenía que demostrar que es verdaderamente revolucionario y radical y la mejor manera que encontró fue la de arremeter contra los grandes importadores, con la inmensa equivocación de que muchos de esos importadores tienen su futuro asegurado ya que han amasado grandes fortunas, y seguramente también sus mercancías estén aseguradas contra motines. Los únicos perjudicados serán los que se quedarán sin empleo en estas navidades.

Toda esta ola de incitación al desorden y al delito desde el alto gobierno pudiera obedecer a las cercanías de las elecciones municipales, y que al sentirse perdidos en las encuestas, apuestan a la suspensión con este tipo de acciones. No descarten un autogolpe. Se despacharán y se darán el vuelto.

Sin principios ni valores:

Ayer vimos largas colas en Ivoo, no saquearon, pero la gente compró “barato”. Siento lástima al ver cómo al pueblo lo distraen y en una suerte de “viveza criolla” caen en la trampa castro-comunista. Se olvidan de que en los supermercados los anaqueles están vacíos de productos que sí son de primera necesidad.

Hoy manda a saquear y algunos lo aplauden, mañana quizá entregará una libreta de racionamiento que indique lo que la “revolución” considere debemos comer durante el mes. Veamos qué ocurre cuando eso suceda.

Maduro prefiere que el pueblo tenga un televisor plasma de 52 pulgadas o una nevera de dos puertas, aunque sea robada, antes de tener alimentos. No hay leche, ni harina, pero Maduro apunta hacia Daka para distraer. Contrariedades de la vida. El domingo muchos delincuentes amanecieron con nevera y televisor robados, pero no tendrán con que llenar los refrigeradores ni alimentar a sus hijos, tampoco luz para encenderlos. Así es que se gobierna, desde Cuba.


Por: Pablo Aure
@pabloaure
pabloaure@gmail.com
www.pabloaure.blogspot.com

Politica | Opinión
Martes 12 de noviembre del 2013









Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone