PABLO AURE: Casa (de estudios) por cárcel



Casa de estudios por cárcel

¡Hasta Cuándo!


 

Hoy hablaré de mi caso particular. Insisten desde el Alto Gobierno en silenciarnos y asustarnos.

Perdónenme si parece arrogante, pero en nuestro caso la única manera de que lo logren es eliminándonos físicamente, cuestión que a estos fanáticos revolucionarios de botiquín seguramente no deja de pasarle por la cabeza.

Francisco Pérez, en su columna En Secreto, señaló que el gobierno de Maduro mantiene incorregible su tesis de que descubrió en gestión un golpe de Estado, sin poder dar hasta ahora una sola prueba convincente. Pero lo más notorio es que en Miraflores se cultiva la sospecha de que la rebelión en cuestión la estaría dirigiendo desde Ramo Verde el general Raúl Isaías Baduel.

No ahondaré en el tema del allanamiento al recinto universitario sucedido el día miércoles, pero sí de muchas situaciones que de allí se han originado.

Cada vez parecieran estrecharse más nuestros canales de comunicación. Insisten desde el Alto Gobierno en silenciarnos y asustarnos. Perdónenme si parece arrogante, pero en nuestro caso la única manera de que lo logren es eliminándonos físicamente, cuestión que a estos fanáticos revolucionarios de botiquín seguramente no deja de pasarle por la cabeza.

Escribo desde lo que he querido denominar mi “trinchera libertaria”. Preso, pero en la sede de mi despacho, en la Secretaría de la UC, recinto inviolable de acuerdo con la Ley de Universidades y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Universidad y lucha democrática indisolubles.

La maldad roja pareciera diabólica

Nos persiguen y nos quieren tras las rejas porque simplemente expresamos lo que pensamos. Y es que un régimen comunista y dirigido por cubanos es la más reprochable traición que un pueblo noble como el nuestro puede soportar. Por ejercer nuestro derecho humano a la libertad de expresión nos persiguen y nos quieren aniquilar. Pero sabemos que a eso se expone todo aquel que disienta de ese tipo de régimen ¡Qué desgracia! El pueblo empobrecido y humillado, haciendo largas colas para conseguir el sustento diario, mientras los aprovechadores gobernantes, en su mayoría militares, se llenan los bolsillos.

No les importa destruir una familia, asesinan y humillan si creen que con ello debilitarían la resistencia. Ellos saben que no hemos cometido ningún delito, pero saben que no les soy cómodo, porque los denuncio frontalmente y les canto las verdades. Rayan las paredes tildándome de asesino y terrorista, y ahora nuevamente vuelven con la cantaleta de que soy paramilitar.

Desde el miércoles estamos refugiados en el Rectorado. Y no pensamos entregarnos. Sabemos que cuando los comunistas muerden no aflojan los dientes. Pero no nos entregamos porque no hay justicia ni garantías de respeto por los derechos humanos. La Defensoría del Pueblo y los tribunales están subordinados a Cuba. La sentencia estaría cantada: reclusión en las mazmorras. Nicolás Maduro en cadena nacional me llamó paramilitar y me sindicó de conducir por lo menos tres bandas de paramilitares supuestamente entrenadas en la Universidad de Carabobo. Y todo el mundo sabe sobre la falsedad de tal afirmación. Por cierto, un exalumno, Juan Bolívar, desde su cuenta twitter@guarico2412, nos escribió: “A mí me entrenó como paramilitar @pabloaure estoy por recibir mi fusil de abogado…”. Y en realidad nuestras armas son la palabra y la escritura, armas letales para los autócratas cuando no son para adularles.

Así como un gran número de estudiantes, profesores, mis compañeros de la Secretaría y una inmensa cantidad de trabajadores de la Universidad de Carabobo y otras casas de estudios se han solidarizado con nosotros; muchos amigos e integrantes de la sociedad civil han dado demostraciones de solidaridad, lo cual nos reconforta y anima, porque nos indica que andamos por el camino correcto. A la Fapuv, y en lo particular a la APUC, a las organizaciones políticas y a sus líderes, a la Junta Patriótica José Félix Ribas, les agradecemos sus mensajes de apoyo. Inclusive, a grupos afectos al oficialismo que hacen vida dentro de la UC, quienes apartando diferencias ideológicas nos han expresado sus posiciones de respeto por la autonomía y la democracia. A ellos mi eterno agradecimiento.

Veamos lo positivo

Perdonen esta introducción tan larga y personal, pero era necesario que la hiciera en estos momentos de angustias.

Lo individual jamás debe primar sobre lo general. Quienes estamos en política sabemos a qué atenernos cuando nos enfrentamos a un régimen dictatorial. Por eso: ¡pa’lante! Desde mi trinchera estaré aupando una salida constitucional que comporte la restauración en Venezuela de una democracia con separación de poderes y estricto apego a la Constitución y las leyes.

La parte positiva es que estoy más que convencido de que este régimen agoniza. Por eso el desespero y la represión desmedida. Lo digo sin disimulo, sin edulcorantes: no podemos desaprovechar ningún espacio ni momento para delatar lo que hoy padece nuestra amada Venezuela. Denunciar a los bandidos que han asaltado el erario público con nombre y apellido. Sus fechorías no van a quedar impunes. Maduro no es lo mismo que Chávez, el presidente muerto. No tiene pueblo, ni tampoco manda en la Fuerza Armada como el finado. En cualquier momento le sacarán las uñas y lo harán abandonar el poder. Lo saben causante del desmoronamiento y desastre de la economía. Cada vez es más notorio el clamor de la gente por la escasez y el alto costo de la vida, con una corrupción que no tiene precedente.

La transición consensuada

Llegará el momento de la transición, y pronto. Habrá que sentarse y consensualmente definir estrategias. No será la MUD con Maduro y sus esbirros. Será entre los mismos miembros de la MUD y los demás integrantes de la sociedad civil organizada que está en las calles. Jamás podemos actuar divididos. Es el momento de unificarnos en la diversidad por un noble objetivo, como es la reconstrucción democrática. El mensaje debe ser contundente de unificación para conseguirlo.

A lo mejor después de Nicolás Maduro tendremos que entendernos con Diosdado Cabello o con Rodríguez Torres, no sé. No sabemos exactamente quiénes serán. Pero muchos jugarán a su sobrevivencia y por instinto de conservación accederán a sentarse a dialogar esa reconstrucción del país. Nacerá así un consenso.

Reencuentro en las dificultades

En los momentos difíciles se originan nobles reencuentros. Esa sensación hoy me cobija a pesar de las preocupaciones. Muchas son las personas a quienes debo agradecer en esta hora difícil por la cual caminamos. No es fácil transitarla solo. Mucho entusiasmo y consejos hemos recibido. A mis compañeros del equipo rectoral de la Universidad de Carabobo imposible mayor respaldo y demostraciones de afecto y cariño. La misma expresión para con los decanos que han abrazado ideales libertarios. Todos, aunque no puedo dejar de referirme especialmente a mi hermano David Rutman, decano de Ciencias Jurídicas y Políticas, que con mi familia siempre ha estado a mi lado. De todos los colegas integrantes del Consejo Universitarios he recogido afecto. Mi gratitud para con ellos.

Agradezco infinitamente a mi colega y condiscípulo Jesús Enrique Gánem Arenas, quien al momento de juramentarse como nuevo presidente del partido Copei, expresó palabras que solo alguien que ha entendido nuestras luchas puede hacerlo.

Así como ellos, a todos los exrrectores, con especial referencia a Gustavo Hidalgo, Elis Mercado, Ricardo y María Luisa de Maldonado, y las exautoridades Joaquín Alvarado, Rolando Smith, Marfa Olivo de Latuche y Pedro Villarroel que estuvieron en el Consejo Universitario ampliado celebrado el día viernes. Sé que la mayoría de las exautoridades ausentes también nos acompañan. Y lo que no tiene parangón es el apoyo estudiantil que constantemente estoy recibiendo.

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Veamos lo positivo.-

El país y la familia

Si es difícil para mí, no quiero imaginarme lo que piensan mi esposa María Elisa y mis hijos Pablo, Mariana y Santiago. Ellos me apoyan, pero los veo preocupados. Les pido comprensión. Este fue el camino que escogió su padre. No me canso de decirles y lo han entendido, que si no luchamos hoy mañana no tendremos país. Saben que probablemente vendrán momentos de mayores dificultades, pero ya están preparados porque tienen temple y mucha espiritualidad. No quiero para ellos una Cuba como la de hoy de los Castro.


*Pablo Aure.
Profesor universitario; Secretario UC. Decano Facultad Ciencias Jurídicas y Políticas (2006)

Por: Pablo Aure
@pabloaure
pabloaure@gmail.com
pabloaure@cantv.net
www.pabloaure.blogspot.com

Politica | Opinión
Valencia, lunes 9 de junio, 2014


Tweets about “EDUARDO SEMTEI: A trece años de “Generales en pantaletas”


Temas relacionados:

Pablo Aure: ¡Hasta cuándo!
PABLO AURE: Nadie se sorprendió
PABLO AURE: Guerra de pranes en el alto Gobierno
PABLO AURE: ¿La gorra civil o la militar?… Tú decides
PABLO AURE: Cuentos pueriles
PABLO AURE: El mensaje de Ruperti
PABLO AURE: Así, así, así es que se gobierna
PABLO AURE: Generales en pantaletas
PABLO AURE: Desde la clandestinidad

Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone