PABLO AURE: Desde la clandestinidad



PABLO AURE, Desde la clandestinidad

Es terrible escribir desde
la clandestinidad…


 

Cuando decidí salir del recinto universitario donde me mantuve durante una semana (día y noche en el despacho de la Secretaría) lo hice para salvaguardar la integridad física de mis compañeros de trabajo, de los alumnos que me acompañaron en todo momento, así como para proteger las instalaciones del rectorado, pues nos llegaron informes de que brigadas de choque entrarían a intentar secuestrarme.

Recordemos esto: contra mí no existe ninguna orden de captura que se conozca, emitida por un juez, como lo ordena el estamento jurídico.

Hemos intentado conocer si existe un expediente para poder ejercer el derecho a la defensa, pero tampoco ha sido posible. Solo el Sebin y Policarabobo reciben órdenes de detenerme, y los funcionarios han intentado materializarlo. No sé cuánto tiempo siga este acoso, ni cuánto falta para que me encuentren. Ellos cuentan con toda la logística para localizarme, pero solo se limitan a pasar por mi casa, prender las cocteleras de las patrullas, y, de vez en cuando, tocar las sirenas, como para hacerle saber a mi familia que no se han olvidado de mí. Si eso no es sembrarle terror a mi familia y a mis vecinos, por favor: explíquenme qué calificativo darle. Ellos saben muy bien que tengo casi cuatro semanas fuera de mi hogar. Sin embargo, no los odio, no siento rencor, porque creo en Dios y tarde o temprano resplandecerá la verdad.

Desde Galileo

Los que hoy están en el gobierno, al parecer han olvidado que la tierra se mueve. Quizá quienes en este momento me persiguen, mañana pudieran ser perseguidos. Lamento que en esas acciones, deshonestas, arbitrarias, despiadadas y basadas en la mentira, se hayan involucrado personas que pensé eran serias o, al menos, sensatas. Pero qué va: no se equivocan los que dicen: “por la plata baila el mono” ¡Cuánto hay pa’eso y punto! Algo en defensa de los verdaderos monos: ellos son nobles y leales.

En fin, quieren que me calle. Amigos, eso será muy difícil para mí. Es imposible guardar silencio ante tanta injusticia. No pudo hacerlo ni Giordani. Quizá los organismos de seguridad me encuentren pronto, si es que acaso no me les presento en algún lugar; no para desafiarlos, sino para decirles ¡aquí estoy! El día que me esposen (si es que arbitrariamente lo hacen) o me lleven a un juicio, que sin lugar a dudas sería fabricado en los burdeles de la mentira, les diré como Galileo Galilei: “eppur si muove”

No es valentía sino racionalidad

Ustedes me conocen, siempre he dado la pelea, voy de frente. Pero en estos momentos no es cuestión de valentía sino de inteligencia. Mientras que voceros de la jurisdicción penal (no representantes del partido de gobierno, aunque suelen confundirse) no aclaren los motivos de mi persecución y expliquen cuál es el expediente por el cual me quieren detenido, sería un salto al vacío comparecer ante los órganos policiales para atender una citación que me fue entregada de manera irregular en la sede del rectorado hace 19 días. Acudir a ciegas es conculcárseme el derecho a la defensa. Y por otra parte, si me capturan en la calle, ya saben que me estarán sometiendo a un secuestro.

Pues bien, hoy se cumplen 19 días de acoso, de persecución y de amenazas. Mi familia es seguida las 24 horas del día por organismos policiales. Dicen que es para protegerlos de los colectivos, porque supuestamente mi familia se ha convertido en objetivo. Les digo, ellos (los voceros del gobierno y el Sebin) fueron quienes la colocaron en esa posición de “objetivos”.

He estado retirado de mi hogar y del calor de las calles valencianas y carabobeñas. Por algunas vías y de manera sigilosamente me han hecho llegar documentos de la Universidad de Carabobo que requieren mi firma. No se ha paralizado el trabajo en el Despacho del Secretario, pues el daño que me ha ocasionado el régimen no puede sacrificar al de miles de estudiantes, cientos de profesores y trabajadores de nuestra alma mater que requieren trámites y que, de acuerdo con la Ley, el Secretario debe certificar. Lo he venido haciendo.

A mis amigos les pido comprensión en esta difícil situación. A mis compañeros de trabajo, resistencia; a quienes simpatizan con mis ideales y a los que me adversan, solo debo decirles que Pablo Aure es un demócrata a carta cabal, que no cree en los atajos, y que su principal aspiración es ver un país donde todos tengan igualdad de oportunidades; que no se discrimine al ciudadano por su militancia política, ni mucho menos por sus expresiones escritas o habladas cualesquiera que estas sean.

Con mi familia he conversado muchísimo y he recibido consejos encontrados. Pero ellos están resteados con lo que estoy haciendo. Fue el camino que escogí transitar, y que nadie me obligó a tomar. Hacer lo contrario sí sería una imposición.

Venezuela es de todos

Les confesaré algo: no han sido pocos los que me han dicho que abandone el país, como lo ha hecho mucha gente en los últimos años y durante otras dictaduras. No lo hago por numerosas razones, entre ellas: mi conciencia, cual ancla pesada impide que me separe de mi patria. Otra, moriría de tristeza alejado de mi tierra que tantas cosas bellas nos ha dado: amigos, una familia, mi formación, en fin, todo lo que soy. Sería renunciar a seguir luchando por un país en el que deseo vivir y construir. Mi fortuna son mis principios que me enseñaron en mi hogar y los que con especial empeño trato de transmitirles a mis hijos y a mis alumnos.

Estoy enfrentando una situación difícil, no se los niego. Siento temor del solo pensar poder sucumbir ante las amenazas. El presente y el futuro, mis principios y la realidad se enfrentan y golpean a mi pecho como dos gladiadores.

Inspirado en el legado de Fermín Toro, luego del fusilamiento del Congreso en el año 1848, hoy les digo a quienes me adversan y quieren verme tras las rejas, o en el exilio esto: “… Decidle al General Monagas que mi cadáver podrán llevarlo, pero que Fermín Toro no se prostituye…”;. Señores representantes del gobierno regional y nacional: Pablo Aure tampoco se prostituye. ¡Que viva Venezuela!

A mis colegas abogados

Hoy se conmemora el Día del Abogado en Venezuela. Algunos lo celebran y otros lo lloran. Permítanme decirles que la abogacía no está simbolizada por las togas que visten algunos magistrados y fiscales en nuestro país. Ser abogado no es cumplir órdenes injustas de nadie. El abogado debe luchar por la justicia y jamás estar sometido a directrices que intentan silenciar voces disonantes para el régimen de turno.

La labor de un abogado en la Venezuela de hoy probablemente está limitada. No hay garantías para ejercer libremente el derecho. Colegas, eso es hoy, no podemos resignarnos a creer que eso siempre será así. Creo y tengo fe que el sistema cambiará, pero no quedándonos de brazos cruzados, sino haciendo fuerza con la perseverancia para tener un verdadero Poder Judicial al servicio de la justicia y no de un bufete del alto gobierno. Esa es la auténtica realidad. Frente a esta descomposición del sistema judicial, no nos queda otra que seguir inculcando principios y valores en nuestras aulas de clases. Son ellos, los alumnos de hoy, y profesionales del mañana, a quienes les corresponderá la misión de restaurar el estado de Derecho en Venezuela.

Para finalizar, recordaré a Piero Calamandrei, quien fue jurista, político y periodista italiano, cuando dijo “Para encontrar la justicia es necesario serle fiel: como todas las divinidades, se manifiesta solamente a quien cree en ella”. Vamos abogados: convirtámonos en fieles defensores de la justicia. Seámosle fieles para que se nos presente. ¡Apretado abrazo y siéntanse orgullosos de ser abogados!

 

*Pablo Aure. Profesor universitario; Secretario UC. Decano Facultad Ciencias Jurídicas y Políticas (2006)

Por: Pablo Aure
@pabloaure
pabloaure@gmail.com
pabloaure@cantv.net
www.pabloaure.blogspot.com

Politica | Opinión
Valencia, lunes 20 de junio, 2014


Tweets about “EDUARDO SEMTEI: A trece años de “Generales en pantaletas”
Tweets about “EDUARDO SEMTEI: Casa (de estudios) por cárcel”



Temas relacionados:

Pablo Aure: ¡Hasta Cuándo! La máscara
PABLO AURE: Nadie se sorprendió
PABLO AURE: ¡Hasta cuándo! Junta médica ya
PABLO AURE: Cuentos pueriles
PABLO AURE: El mensaje de Ruperti
PABLO AURE: Corrupción habilitante
PABLO AURE: Generales en pantaletas
PABLO AURE: Casa (de estudios) por cárcel
PABLO AURE: Caleta militar en billetes de Bs 100

Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone