ALBERTO BARRERA TYSZKA: Carta de un patriota cooperante a Diosdado


ALBERTO BARRERA TYSZKA, Carta de un patriota cooperante a Diosdado

¿Quién le dio esa idea, compañero?

 

Compañero Diosdado:

Perdóneme la franqueza, pero no tengo otra manera de empezar: ¿qué vaina es esa, pues? ¿A usted qué le dio? Cuando leí la noticia, al principio, yo pensé que era un chiste pero, luego, cuando vi que la cosa venía en serio, me asusté. No puede ser, compañero. Ustedes no pueden seguir equivocándose de esa forma. Y cuando digo ustedes me refiero a ustedes: unidos o peleados, en bandos o en fracciones, son siempre el mismo grupetín que está allá arriba, rotándose los cargos, pasándose la pelota los unos a los otros, siempre en la pomada, pues. Ustedes están convirtiendo el autogol en el deporte preferido del chavismo.

Déjeme explicarme, camarada. Esto de andar poniendo letreritos, pancartas, carteles o calcomanías en todos lados, diciendo “Aquí no se habla mal de Chávez” es —antes que nada— una estúpida manera de evidenciar que estamos en problemas. Si usted prohíbe algo es porque ese algo ya ocurre. ¿Me entiende? Se lo pongo más claro: si usted pone frente a su casa un aviso que dice: “Se pinchan cauchos”, usted está reconociendo que ya se hartó, que ya no soporta que haya gente que se la pasa estacionando su carro en ese lugar, delante de su residencia. Y por eso advierte, amenaza, prohibe. Pues lo mismito pasa con su gran idea. Usted, diputado Cabello, esta semana le ha anunciado a todo el mundo que en este país, en casi todos lados, se habla mal de Hugo Chávez. Que el Comandante Eterno ya no está en los altares sino en las muelas, en los refunfuños, en la exasperación, en el ayayay por todo lo que nos pasa.

¿Quién le dio esa idea, compañero? Parece una estrategia del enemigo. Es una vaina que no tiene ni pies ni cabeza. Se lo digo de pana. Yo creo que es una cosa que atenta, incluso, contra la identidad. ¿Usted ha visto cómo, en general, reaccionamos los venezolanos ante lo prohibido? ¿Usted ha visto cómo funciona nuestro ADN frente a cualquier protocolo del orden? Nos da piquiña. Nos cuesta. Las formas nos parecen una invitación a transgredirlas. Alborotan nuestras resistencias. Es el síndrome de la raya amarilla. Fíjese: cuando en el piso hay una raya amarilla y un anuncio que dice: “Espere su turno detrás de la línea”, ¿qué hace uno? Mínimo, pisa la raya. Y luego, saca un zapato hacia delante. O inclina medio cuerpo, como si la vaina fuera la partida de una carrera de caballos. Hay algo en ese tipo de indicaciones que nos incomoda enormemente. ¿Usted ha visto lo que importa un semáforo en Caracas? Nada. Pues estamos hablando de algo parecido. ¿Qué cree usted que va a pasar cuando un grupo de compatriotas llegue a una oficina pública y se encuentre, ahí, colgado en la pared, un letrero que diga “aquí no se habla mal de Chávez”? ¿Qué cree que es lo primero que van a hacer esas personas? ¡Exactamente! ¡Hablar mal de Chávez! ¡De forma inmediata! ¡En piloto automático y todos al mismo tiempo, además! Y si no los dejan hablar, entonces se van a quedar en silencio, mirándose, con una extraña complicidad, con una sonrisita pícara. Y en ese momento todos se van a poner a pensar mal de Chávez. De Chávez y de toda la cuerda de empleados que cuelguen letreros como ése en sus oficinas.

Pero pongamos que yo estoy equivocado, compañero. Que he sido vulnerable ante la campaña mediática de la derecha y del imperialismo gringo. Que estoy confundido y que usted tiene toda la razón. ¿Entonces? ¿Cuál es el proyecto? ¿Prohibir la crítica y el cuestionamiento? ¿Obligar a todo el mundo a quedarse en silencio, aceptando las cosas como están? Se lo pregunto así, de frente, porque usted también dijo que no hay “argumentos para hablar mal de Maduro ni de su gobierno”. O sea que la cosa sigue por esa vía. ¿Y entonces? ¿Hay que quedarse callado frente un hospital donde no funciona la emergencia por falta de insumos? ¿Hay que hacer silencio frente a la Masacre de Barlovento? ¿No hay que decir nada sobre la corrupción, sobre los miles de millones de dólares que nadie sabe dónde están? ¿Hay que quedarse callado ante la escasez y la inflación? ¿Cómo se tapan los gritos cuando uno ve a gente buscando comida entre bolsas de basura? ¿Qué es lo que quiere, diputado? ¿Convertir al país en una manada de mudos? ¿Esa es la revolución? ¿Así funciona la democracia participativa y protagónica? ¿La imposición del silencio es el nuevo plan de la patria?

Yo a veces siento, compañero, que ustedes viven en otro sitio. O que el país en el que ustedes viven no se parece en nada al nuestro. Ustedes viven en el país donde hay dólares y no existen los controles, en el país donde no hay que hacer colas y sobran los escoltas. En el país donde todas las noticias son excelentes y nadie tiene una crítica. Pero todos los demás, los que no estamos enchufados, vivimos en Venezuela. Y por eso somos lenguas largas. Todos somos mal hablados. Ustedes pueden seguir haciéndose los sordos. Pero jamás podrán prohibir que la realidad les hable.

*Alberto José Barrera Tyszka. 18 de febrero de 1960. Narrador, poeta, columnista y guionista venezolano. Ganador del Premio Herralde de novela 2006.

Por: Alberto José Barrera Tyszka
abarrera60@elnacional.com
abarrera60@gmail.com
Política | Opinión
Caracas, domingo 29 de enero de 2017
EL NACIONAL

el_nacional__logo

Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: La verdad según Diosdado…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: Traduciendo a López…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: Triquiñuelas mediáticas…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: No pelees con un ex…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: La multiplicación de los escuálidos”
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: El eterno vacío del zapping…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: Todas las otras voces…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: El chaca chaca de Maduro…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: La banda de Nicolás…”.
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: El destino del odio”
Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: El culillo colorado…”.

Tweets about “ALBERTO BARRERA TYSZKA: Dulce de lechosa…”.

*¡Por favor si el tema fue de tu agrado, no olvides… dejar tus comentarios!
¡Nosotros si te escuchamos; Da tu opinión sobre el artículo…!



Temas relacionados:

ALBERTO BARRERA TYSZKA: ¿Chávez en pastillas?
ALBERTO BARRERA TYSZKA: Se planchan orejas
ALBERTO BARRERA TYSZKA: Las malas palabras
ALBERTO BARRERA TYSZKA: Teoría y práctica de la usura
ALBERTO BARRERA TYSZKA: Un día contra la mentira
ALBERTO BARRERA TYSZKA: El diálogo y las balas
CRISTINA MARCANO: Cazando pájaros con misiles
ALBERTO BARRERA TYSZKA: El eterno vacío del zapping
ALBERTO BARRERA TYSZKA: El destino del odio

Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone