CÚCUTA: ‘Dios ten piedad de nosotros…’



CÚCUTA, ‘Dios ten piedad de nosotros…’

Miles de venezolanos le dicen adiós a su patria
para comenzar de nuevo en la vecina Colombia

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

AUDIO: Santos discute en Cúcuta medidas por crisis migratoria de venezolanos.

Según un reciente informe de Migración Colombia, en el país hay 550.000 venezolanos y el flujo migratorio de personas de ese país se incrementó en un 110 % en 2017…”.

En Venezuela no hay comida, en Brasil y Colombia sí.

Cúcuta abre primer Centro de Atención Transitoria para migrantes venezolanos.

Eran ricos en Venezuela y ahora mendigan en Colombia. Pero no quieren regresar.

En Venezuela la criminalidad está en un acelerado proceso de organización. Esto implica cambio, mutación.

CÚCUTA, COLOMBIA.— El nuevo rostro de la migración venezolana en Colombia. Venden caramelos, pan, chicles y gasolina de contrabando; se prostituyen o simplemente piden limosna en las esquinas.

Son el nuevo rostro de la migración venezolana en Cúcuta, epicentro de una crisis humanitaria desatada por el hambre en el país vecino. Cada día más de 35,000 venezolanos cruzan la frontera hacia Colombia, en busca de alimentos, oportunidades de trabajo y libertad.

Y entre ellos también hay menores de edad.

“Los niños llegaron solitos. No querían hablar ni decir nada. Son muy cerrados con su historia familiar”, cuenta Whitney Duarte, una trabajadora social de 24 años que atiende a dos huérfanos, Henry y Steven, en un centro social donde vienen a almorzar cada día.

Duarte es voluntaria desde hace dos meses en la Casa de Paso Divina Providencia, un local de la Iglesia Católica cucuteña que reparte más de 1,000 comidas diarias a niños, mujeres y ancianos venezolanos que deambulan por las calles de la ciudad.

El mayor de los huérfanos tiene 15 años pero tiene la complexión de un niño de 8 . Para sostener a sus dos hermanitos, trabaja como carretillero llevando y trayendo maletas de quienes emigran desde Venezuela.

“Sabemos que son huérfanos. Vienen de San Cristóbal, Venezuela. Se pasan el día jugando en las calles de Cúcuta y por supuesto no van a la escuela”, relata Duarte. Los niños se alimentan gracias a la caridad de los colombianos. Steven cuenta que escaparon de Venezuela escondidos dentro de una buseta (ómnibus pequeño).

“No quieren hablar de su historia familiar porque temen ser separados o devueltos a su país”, explica Duarte, que cree que, como el resto de los emigrantes, están “muy dañados emocionalmente”.

Venezolanos en Cúcuta, Colombia, hablan sobre las condiciones del país que dejaron atrás. Son el nuevo rostro de la migración venezolana en Cúcuta, epicentro de una crisis humanitaria desatada por el hambre en el país vecino.

Dormir en el suelo:

Henry, de 15 años, es delgado y de piel trigueña. Nunca sonríe. Dice que cobra apenas 2,000 pesos ( 70 centavos) por traer maletas desde Venezuela y que se siente responsable de sus dos hermanitos. Steven, de 6 años, cuenta que en Venezuela eran seis hermanos pero solo tres cruzaron la frontera. Le gusta jugar al fútbol pero queda en silencio cuando se le pregunta sobre sus aspiraciones al crecer.

“La tragedia de los padres que ven cómo sus hijos tienen que dormir en el suelo y apenas tienen dinero para darles un bocado de comida es terrible. Hay mucha frustración y enojo entre los venezolanos”, dice la trabajadora social. El gobierno colombiano ha reconocido que brinda protección a 23,314 niños y adolescentes del país vecino.

Tristemente es una historia que se está tornando cada vez más común en Colombia.

El acelerado colapso de la economía venezolana está llevando a miles de sus ciudadanos a cruzar las fronteras del país, muchos de ellos dirigiéndose a Colombia, para escapar de la hiperinflación, la escasez de alimentos y la criminalidad.

Las autoridades colombianas están mostrando cada vez mayor alarma ante el fenómeno. El presidente Juan Manuel Santos tiene previsto viajar el jueves a Cúcuta para anunciar medidas relacionadas con la incipiente crisis migratoria.

El que cientos de miles de venezolanos hayan decidido abandonar sus hogares muestra la magnitud del deterioro económico bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro, el sucesor escogido a dedo por el entonces presidente Hugo Chávez, para que continuara con su revolución socialista.

La otrora rica nación petrolera —que solía brindar miles de millones de dólares en asistencia a sus aliados— actualmente sucumbe bajo una espiral hiperinflacionaria que está llevando a la mayor parte de sus ciudadanos a pasar hambre. Cerca de cuatro millones —de los 30 millones de habitantes del país— podrían haber salido ya, según encuestadoras locales.

A medida que la economía de Venezuela continúa desmoronándose, miles de sus ciudadanos llegan a Colombia
todos los días, a veces tras caminar cientos de millas por los Andes, para escapar de la escasez crónica de
alimentos y medicinas, los saqueos frecuentes y el crimen desenfrenado. Funcionarios de Bogotá creen
que hasta 600,000 venezolanos viven en Colombia, lo que ha creado una crisis migratoria.

Ayuda humanitaria:

Miles de estos han terminado solicitando ayuda en La Casa de Paso, que no es más que un patio trasero alquilado por la Iglesia Católica local donde se construyeron algunas barracas para socorrer con alimentos a más de 500 migrantes cada día.

Un grupo de voluntarios cocina los alimentos (pastas y sopa) con leña en un costado del lugar mientras que otros reparten la comida y lavan los utensilios.

“Padre, padre, venga que se desmayó”, grita una mujer. En el suelo de tierra yace un hombre de 30 años que no puede siquiera sostenerse. A su alrededor decenas de personas comentan que “le bajó el azúcar”, la expresión caribeña para denominar la hipoglucemia, causada por la falta de alimentos.

Jesús Alonso Rodríguez, diácono de la iglesia local que comparte el almuerzo con los venezolanos explica que situaciones como esta son comunes en Cúcuta: “Encontrar a hermanos venezolanos durmiendo en las calles, debajo de los puentes, al pie de los árboles, tal vez con un cartón o con algo para taparse, es cosa de todos los días”.

Alonso considera que el desborde de venezolanos en las zonas fronterizas se le está “saliendo de las manos” a las autoridades.

“Hasta diciembre del 2017 la Iglesia cucuteña distribuyó más de 300,000 platos de comida en ocho lugares de la ciudad para atender el hambre de los venezolanos”, comenta. La Casa de Paso Divina Providencia se sostiene gracias a las ayudas que recibe la Iglesia de los fieles locales.


Flores, un pastelero de 50 años, agarró unos 10 dólares, una mochila con pocas cosas y dejó en su
oriunda Maracay (norte venezolano) a su esposa y dos hijos para buscar empleo en Cúcuta,
ciudad de unos 600.000 habitantes. Ya lleva una semana de búsqueda y nada.

La relación con la comunidad muy tensa:

Paola Villamizar, una joven colombiana de 24 años que trabaja como voluntaria en la Casa de Paso, dice que los vecinos han tratado de cerrar el centro. “Nos acusan de llenar de mugre el lugar y que por culpa nuestra merodean cientos de personas buscando comida. Nosotros solo intentamos hacer el bien”, lamenta.

Las autoridades migratorias en Colombia estimaron recientemente que más de medio millón de venezolanos se quedaron en los últimos dos años en el país, más de la mitad indocumentados. Unos 58,000 venezolanos viven en las calles de Cúcuta. El diácono Alonso cree que las cifras oficiales se quedan cortas.

“En Cúcuta hay entre 80,000 y 100,000 venezolanos. Es una situación sin precedentes en el país”, explica.

Muchos empresarios locales aprovechan las difíciles condiciones en las que se encuentran los migrantes para contratarlos por la mitad del sueldo mínimo. Esta situación ha agitado los fantasmas y miedos contra la inmigración entre algunos trabajadores de la localidad.

“En Cúcuta no hay ni siquiera trabajo para los locales, mucho menos para los venezolanos. En los últimos meses se ha incrementado la delincuencia y hay muchos venezolanos que ocupan zonas de la ciudad para vivir”, dice Francisco, un taxista local.

Según las estadísticas oficiales, Cúcuta terminó el año 2017 con una tasa de desempleo del 14.3 por ciento, la más alta del país, y un índice de trabajadores ilegales en torno al 70 por ciento de la fuerza laboral.

A lo largo de la carretera que enlaza a la capital regional con el poblado de La Parada, aledaño al Puente Internacional Simón Bolívar que comunica a ambos países, decenas de personas blanden un tubo de plástico con forma de bomba de gasolina para indicar que allí se puede comprar combustible venezolano de contrabando.

“La gasolina cuesta entre 4,000 y 5,000 pesos el galón (un dólar y medio). En Venezuela es más barato comprar gasolina que agua. La pasan a Colombia a través de las trochas, [pasos clandestinos en los más de 2,000 km de frontera terrestre que comparten ambos países]”, explica Francisco.

Carolina Sánchez es una de las vendedoras ambulantes venezolanas que se encuentran camino a la frontera. Tiene 33 años y la piel quemada por el sol tropical, cuyo calor se incrementa cerca del asfalto. En sus manos sostiene unas seis bolsas con pan horneado en Venezuela que agita cada vez que ve pasar un auto.

“Me toca salir a luchar por mis hijos…”, dice, mientras las lágrimas ahogan el final de la oración. Con lo que vende en Colombia compra comida para tres muchachos que dependen de ella en Rubio, al otro lado de la frontera. “Nos toca fuerte pero Dios tiene que tener piedad de nosotros”, suplica mientras recupera la compostura. La policía colombiana ya la ha expulsado más de una vez de la carretera pero ella lo vuelve a intentar. “No nos dejan vender porque no tenemos permiso.”

El éxodo de venezolanos ha sido aprovechado por algunas compañías de buses que trasladaron sus sucursales directamente a las inmediaciones del Puente Internacional Simón Bolívar. Los destinos son variados: Bogotá, Quito, Lima, Santiago de Chile o Buenos Aires. Todo depende de la cantidad de dinero que el venezolano esté dispuesto a pagar, siempre en dólares o en pesos colombianos.

“Un viaje a Buenos Aires cuesta $490. Si quieres ir a Bogotá son $125, y si te vas a Perú $230”, comenta una de las vendedoras de pasajes que espera por clientes venezolanos del lado colombiano del puente.

Mary Núñez lleva dos días de camino. Tiene más de 40 años y se entristece al hablar de lo que dejó en Venezuela. “Nos estamos muriendo de hambre. En Venezuela no hay nada”, dice. Tomó la decisión de marcharse a Ecuador donde la espera un sobrino. “Voy a probar suerte, no me queda otra”. La única esperanza que ve para su país es “que se vaya Maduro”.

Tras 24 horas de espera cerca del puente, Núñez y los otros venezolanos comienzan a protestar porque la línea de buses les pide paciencia y que duerman en el suelo bajo una lona. Neyla Graterol relata la odisea para salir de Venezuela: “Tuve que comprar cada dólar a 270,000 bolívares. Las filas para salir de Venezuela tienen cientos de metros.”

“El modelo económico de Venezuela fracasó. Estamos peor que hace 30 años. Los políticos son los únicos que viven bien mientras el pueblo se muere de hambre”, lamenta esta ingeniera mientras espera el transporte que la llevará con su familia a Chile. “Solo nos queda huir”.

Por: Mario J. Pentón Y Antonio Maria Delgado
mpenton@elnuevoherald.com
adelgado@elnuevoherald.com
Agencias/Redacción/R24
Politica | Opinión
Oposición | MUD
Migración | Cancillería
Polémica | Caracas
Sociedad |Inmigración
Comunidad Judía | Diáspora
Ciudad | Caracas
Caracas, jueves, 08 de febrero de 2018

el nuevo herald logo




*Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte en: reportero24@live.com
*Reportero24 no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores.
*Nota: El presente articulo se reproduce sin perjuicio de los Derechos de autor, quien por cortesía permite su reproducción en este site.
*Las noticias publicadas en este sitio podrán ser difundidas siempre que se mencione la fuente.

Tweets about: “MIAMI: Estoy pensando regresarme…”
Tweets about: “MIAMI: Deportan 100 venezolanos de EEUU”
Tweets about: “MIAMI: Se triplican asilos para venezolanos”
Tweets about: “EMIGRACIÓN: Venezuela se queda sin jóvenes”
Tweets about: “¿IRSE O QUEDARSE? Video sobre emigración de jóvenes causa revuelo”
Tweets about: “Emigración: 68% de los estudiantes de Medicina dicen “¡me quiero ir!”
Tweets about: “Emigración: Retrato de una diáspora”
Tweets about: “MIAMI: Deportan 100 venezolanos de EEUU”
Tweets about: “MIGRACIÓN: Duermen en las aceras para irse del país”
Tweets about: “Datanálisis: Más venezolanos emigran para escapar de la crisis”
Tweets about: “MIGRACIÓN: Venezuela, la alegría triste de expatriarse…”
Tweets about: “INMIGRACIÓN: Asilo a venezolanos en EEUU puede tardar dos años…”
Tweets about: “INMIGRACIÓN: MIGRACIÓN: Los que se van y los que se quedan…”
Tweets about: “MIGRACIÓN: oleada migratoria a Ecuador y Perú…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Seis de cada 10 quieren salir del país…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: deportan venezolanos de España, México y EEUU…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Si Ud. puede irse, váyase ya…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Comenzó la Lotería de Visas de EEUU…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Adiós Venezuela, dice la comunidad judía…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Irse sin la casa…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: El boom de los venezolanos en Chile…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: España deportó más de mil venezolanos en 2016…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Bolivia prohíbe a turistas “trabajar y estudiar…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: 88% de los jóvenes tiene intención de irse del país…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Venezolanos eligen cada vez más vivir en Argentina…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Panamá impide reingreso a venezolanos…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: En Venezuela no hay comida, en Brasil y Colombia sí…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Venezolanos ricos y enchufados llevan su dinero a Madrid…”.
Tweets about: “MIGRACIÓN: Los portugueses inician el retorno…”.

Tweets about: “MIGRACIÓN: “Es mejor sufrir en Colombia que pasar hambre en Venezuela…”.

*¡Por favor si el tema fue de tu agrado, no olvides… dejar tus comentarios!
¡Nosotros si te escuchamos; Deja tu opinión sobre el artículo…!






Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone