NYT: Óscar Pérez y el gobierno del mal



NYT, Óscar Pérez y el gobierno del mal

Óscar Pérez, el agente de élite
que desafió a Maduro

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

AUDIO: Solórzano exhorta a Padrino y Reverol a respetar la ley.

El mundo entero ha podido ratificar esta semana que en Venezuela no hay un mal gobierno, sino un gobierno del mal…”

Tuvo que morir para que comenzaran a tomarlo en serio.

Masacre de Óscar Pérez devela el sanguinario rostro de Maduro, pero ¿se convertirá en un símbolo?.

Entre llantos, gritos y acusaciones fueron enterrados José Díaz Pimentel y Abraham Agostini, dos de los compañeros de Óscar Pérez que fallecieron a inicios de esta semana en una operación de las fuerzas de seguridad en Venezuela.

Aminta Pérez, la madre del ex policía Cicpc Óscar Pérez, exigió en un video que le entreguen el cuerpo de su hijo para enterrarlo donde ella quiera, después de versiones de que el gobierno iba a inhumar los restos en un cementerio de Caracas.

Miami, Fl.— Todo es paradójico respecto de Óscar Pérez, el telegénico policía asesinado en vivo por el gobierno de Nicolás Maduro. Cuando irrumpió en junio pasado en la vida política de la atribulada Venezuela, generó más desconfianza que aprobación. En un país en el que los líderes cambian de bando como cambian de camisa, era legítimo preguntarse si este nuevo rebelde no era otro payaso al servicio del régimen, actuando de señuelo para atrapar incautos.

En pleno auge de una oleada de protestas populares, Pérez secuestró un helicóptero, sobrevoló el Tribunal Supremo de Justicia para lanzarle granadas de humo, abrió fuego contra el Ministerio de Interior y escapó luego de pasar cerca del Palacio de Gobierno. No dejó muertos ni heridos en su acción, pero sí un video en subido tono voluntarista en el que llamaba a levantarse contra Maduro. Nadie lo apoyó.

Luego se supo que era piloto, buzo de combate, paracaidista y filántropo. Era también actor, o sea, que tenía vínculos con la industria del espectáculo. En las ciudades desplegaron carteles ofreciendo recompensa. “Se busca por atentado terrorista contra instalaciones del Estado”, decían. Pero el cerco del régimen tampoco aumentó su credibilidad como insurrecto, ni los sucesivos meses de apariciones fugaces en marchas, medios de comunicación, incursiones en cuarteles o los desafíos permanentes al poder desde las redes sociales.

Todo eso cambió la mañana del 15 de enero. En tiempo real, el inspector Pérez pasó de caricato a héroe gracias a su habilidad para comunicarse con el celular, su mensaje de irreprochable nobleza y los errores y atropellos de los cientos de esbirros, entre civiles y militares, convocados para asesinarlo en una cabaña a las afueras de Caracas.

El hecho simple es que ha nacido el símbolo Óscar Pérez con el poder para comprometer a Maduro en varios frentes cruciales.

En primer lugar, todos los indicios permiten afirmar que su muerte fue una ejecución extrajudicial. Esto coloca al dictador venezolano y a los cabecillas de su partido como gerentes del crimen, decidiendo a dedo quién vive y quién muere en Venezuela.

Las atroces proclamas del mandatario venezolano al día siguiente de la masacre en las que garantiza el exterminio para cualquier otro que se alce, recuerdan lo sucedido con 120 víctimas en 2017 por las fuerzas de seguridad de Maduro y sus colectivos paramilitares. Estas declaraciones llegarán a los oídos de la Corte Penal Internacional (CPI), donde es posible condenar a presidentes en ejercicio. La CPI debe abrir una investigación y despejar cualquier duda sobre las imágenes que han visto millones de usuarios en las redes sociales.

En segundo lugar, las condiciones de su muerte han servido para revelar la ineficacia de los esfuerzos políticos de la oposición como herramienta para enfrentar a la tiranía bolivariana. Los videos transmitidos por Pérez antes de morir acabaron con cualquier ápice de prestigio que pudieran conservar las negociaciones que se llevaban acabo en Santo Domingo entre los miembros más psicopáticos del gobierno venezolano —los consabidos hermanos Jorge y Delcy Rodríguez— y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Gracias a la ejecución extrajudicial de Pérez y sus compañeros, se pudo confirmar que el régimen usa las negociaciones como fachada para proceder luego al exterminio de los adversarios que no se sometan, un destino que espera a muchos tan pronto lo permitan las circunstancias.

Lo sustantivo de esta masacre es que va a servir para poner la lucha contra el chavismo en su justo lugar, que no es otro que el ámbito moral. El mundo entero ha podido ratificar esta semana que en Venezuela no hay un mal gobierno, sino un gobierno del mal. Así lo han visto los principales medios internacionales, entre ellos Der Spiegel, que no tardó en calificar a Maduro de “carnicero”.

Óscar Pérez ya es un sentimiento nacional e internacional y un llamado al despertar de los venezolanos. Esto lo sabe el régimen bolivariano y por eso se niega a entregar el cadáver del policía a sus deudos. Quieren evitar un entierro multitudinario que pueda encender nuevamente la pradera de la mancillada dignidad de la población, que mengua con un salario mínimo de tres dólares mensuales.

La libertad de Venezuela ha estado trabada por la diatriba ideológica que ha separado sin razón a los venezolanos, a los gobiernos del mundo y a los organismos internacionales. La inusitada épica de Pérez y sus muchachos debe ser vista como un punto culminante en la comprensión de la deriva genocida del chavismo. En ese orden, ofrece la paradójica oportunidad de agrupar a todos los que adversan a la satrapía de Maduro bajo un único prisma narrativo, legal, político y geopolítico: remover al gobierno del mal.



¿Se convertirá en un símbolo?:

Óscar Pérez, de 36 años, irrumpió ante la opinión pública venezolana tratando de inspirar un movimiento insurreccional contra el régimen de Nicolás Maduro que era visto con desconfianza por algunos y abiertamente rechazado por otros.

Y cuando aún está por verse si el ejemplo de Pérez logra inspirar la insurrección por la que arriesgó la vida, su muerte terminó convirtiéndose en la perfecta ilustración de los extremos con que el régimen está dispuesto a usar la violencia para evitar que eso suceda.

“La muerte de Óscar Pérez mostró ante el mundo la verdadera naturaleza del régimen”, dijo en una entrevista telefónica el ex presidente colombiano Andrés Pastrana.

“Al ver en vivo y directo la ejecución de Óscar Pérez, cuando éste ya se había rendido y estaba dispuesto a no disparar, el mundo se dio cuenta cómo una narcodictadura viola las normas del derecho internacional, comete crímenes de lesa humanidad y está dispuesta a matar a los opositores”, dijo Pastrana.

Imágenes del asalto perpetrado contra Pérez, en que se usaron lanzacohetes y armas de guerra, circularon a través de las redes sociales, estremeciendo a los venezolanos y traspasando las fronteras del país sudamericano.

En varios de los videos, grabados por el propio Pérez, mientras la vivienda en la que estaba era agujereada por ráfagas de armas de guerra, se veía al policía, en ocasiones con el rostro ensangrentado, manifestando su decisión de entregarse.

“El Carnicero”, así se refirió a Maduro el diario alemán Spiegel Daily, unidad de la afamada revista Der Spiegel.

“Una masacre ordenada”, fue el termino utilizado por más de 20 ex jefes de Estado y de Gobierno de España y Latinoamérica al condenar las acciones de la “dictadura de Nicolás Maduro Moros”.

Pero para muchos venezolanos fue sólo después que pudieron ver esas imágenes que llegaron a convencerse de la autenticidad de Pérez, un piloto de helicóptero que también fue actor de cine.

Incluso durante el asalto armado en que perdió la vida, algunas de las personalidades de la oposición que moldean opiniones a través de las redes sociales insistían que Pérez era en realidad de un elemento infiltrado del régimen de Maduro que había montado un show con actos propagandísticos para confundir a la población.

“Para muchos, la irrupción de este personaje resultaba más bien cantinflérica”, opinó el sociólogo Rafael Revilla, al agregar que las acciones del policía durante los meses que duró su actividad de insurgencia en realidad no tuvieron la suficiente contundencia como para elevar su imagen hasta convertirla en una figura mítica.

Pérez había aparecido previamente ante la opinión pública como protagonista de la película venezolana Muerte Suspendida, estrenada en el 2015, donde hizo el papel de un funcionario del cuerpo policial de investigaciones científicas CICPC, donde trabajaba en la vida real.

En la película cargada de acción, el actor aparece como una especie de Rambo que tras múltiples persecuciones, vuelos de helicópteros, combates cuerpo a cuerpo y tiroteos logra la liberación de un empresario secuestrado.

Pero fue el vuelo en helicóptero en el 2017 sobre la sede del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas —en el marco de las masivas manifestaciones de protestas contra el régimen— lo que en realidad llevó a Pérez a la fama.

Declarándose en rebelión, Pérez voló sobre la sede del tribunal con una pancarta que citaba el artículo 350 de la Constitución venezolana, que insta a la población a luchar contra regímenes autoritarios.

El gobierno de Maduro de inmediato acusó al grupo de haber emprendido un ataque terrorista con granadas, pero luego Pérez apareció en un video asegurando que la operación estuvo cuidadosamente planificada para que no hubiera víctimas.

“No hubo daños colaterales porque así fue programado y porque no somos unos asesinos como lo es usted, señor Nicolás Maduro, como los que son usted, Diosdado Cabello [uno de los principales dirigentes del chavismo], que enlutan todos los días a hogares venezolanos”, manifestó Pérez en la grabación.

Y a la población venezolana le envió el siguiente mensaje: “Tomemos conciencia, el momento es ahora y no mañana. El momento de la verdad es ahora, para que así tengamos un nuevo amanecer. […] “Permanezcamos firmes en la calles, permanezcamos con furia, permanezcamos con energía, estamos defendiendo nuestro futuro. Estamos defendiendo nuestro derecho y nuestros deberes. Estamos defendiendo nuestra bandera”.

Aunque en distintos videos a Pérez se le veía portando armas, las acciones que emprendió fueron ejecutadas con cuidado para evitar derramamiento de sangre.

En el asalto que realizó en diciembre, que bautizó con el nombre de Operación Génesis, él y un pequeño grupo de hombres asaltaron un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana en la ciudad de Los Teques, al sur de Caracas, tomando posesión de 26 fusiles y tres pistolas.

En el ataque, ninguno de los soldados sorprendidos fueron lastimados, pero sí fueron ridiculizados en video cuando los insurgentes les preguntaban: ¿Por qué siguen defendiendo a narcotraficantes y traidores de la patria?

Desde el inicio, los dirigentes de la oposición venezolana se mostraban incómodos con la figura de Pérez, particularmente ante el hecho de que el planteamiento de emprender un proceso de rebelión popular desestima la tesis que siguen defendiendo los partidos políticos opositores que buscan una salida electoral a la crisis venezolana.

Incluso desde Miami, donde la gran mayoría de los integrantes de la comunidad venezolana no creen que el régimen de Maduro acepte salir del poder en una votación, los dirigentes de la oposición mostraban dudas sobre la legitimidad del movimiento de Pérez.

“Es una posibilidad, pero no una probabilidad”, declaró José Hernández, representante en el sur de Florida del partido opositor Primero Justicia, al canal NBC 6, cuando le preguntaron si creía que un grupo de policías había decidido rebelarse.

“Lo que nosotros queremos realmente, como partido político, es que los venezolanos tengan la opción de expresarse a través del voto, no a través de la violencia”, agregó.

La muerte de Pérez llevó al final a los partidos políticos de oposición, cuya popularidad ha caído en los últimos meses ante la pérdida de fe en una salida negociada, a pronunciarse sobre un personaje que siempre les fue incómodo.

“Lo que pasó ayer [lunes] es un crimen de lesa humanidad que va a ser condenado por el mundo entero porque quedó en evidencia, a través de las transmisiones prácticamente en vivo de esa ejecución, y eso nosotros lo condenamos y exigimos una investigación internacional”, dijo en una entrevista de radio el diputado opositor Simón Calzadilla.

Pero aún está por verse si la “masacre” de Pérez logra convencer al establecimiento político de la oposición sobre la posibilidad de negociar la salida del poder de un régimen que está dispuesto a silenciar con lanzacohetes a un insurgente que se rehusaba a matar al contrincante y que había manifestado ante el mundo que estaba dispuesto a entregarse.

Entre tanto, ahora es mucho mayor el número de venezolanos que comienzan a tratar a Pérez como un prócer de la lucha venezolana contra la opresión dictatorial.

“Es un héroe de los tiempos modernos: pacifista, idealista, romántico y mediático. No lleva ningún muerto en su haber. Proclamaba la justicia y la libertad por Venezuela. No tenía un discurso que encandilara a los políticos e intelectuales, sino un lenguaje corto, directo y sin adornos ideológicos de izquierda ni de derecha”, escribió en su columna la periodista y escritora venezolana Ludmila Vinogradoff.

“Ha nacido un héroe de la democracia, pacífico, guapo y valiente, sin víctimas a pesar de Maduro”, agregó.

Agente de élite:

«¡Nos vamos a entregar! ¡no sigan disparando!», fueron las últimas palabras conocidas de Óscar Pérez. El expolicía venezolano, con el rostro ensangrentado, las pronunciaba el pasado lunes en un dramático vídeo difundido a través de Instagram, mientras fuerzas del régimen y paramilitares lo tenían acorralado en una vivienda de El Junquito, a las afueras de Caracas. «Estamos heridos, nos siguen disparando», narraba en directo en esa red social. Poco después, él y los otros seis miembros de su grupo eran aniquilados. Según han confirmado las actas de defunción, Pérez y al menos otros cinco rebeldes recibieron un tiro de gracia en la cabeza.

Acababa así la historia del exinspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que seis meses y medio antes, el pasado 27 de junio, sorprendió al mundo al apoderarse de un helicóptero policial, desde dondé disparó y lanzó dos granadas a la sede del Tribunal Supremo, aunque sin causar víctimas. Desde el aire, Pérez desplegó una pancarta en la que se leía «Art. 350 Libertad». Aludía al artículo de la Constitución según el cual el pueblo venezolano «desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos».

Poco después aparecía en un vídeo en internet acompañado por cuatro hombres encapuchados y armados y hablando en nombre de «una coalición entre funcionarios militares, policías y civiles». Se definían como «nacionalistas, patriotas e institucionalistas» y se declaraban en contra de un gobierno que calificaban de «transitorio y criminal». Decía luchar «contra la tiranía» y señalaba como «único fin» de su acción «devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para reestablecer el orden constitucional».

Se trataba del mayor desafío al régimen desde dentro del aparato chavista. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, tachó el episodio de «ataque terrorista» y convirtió al policía sublevado en el más buscado por las fuerzas bolivarianas, bajo orden de captura nacional e internacional.

Óscar Pérez pasó entonces a la clandestinidad. Sin embargo, mantuvo desde entonces una activa presencia en las redes sociales, desde donde llamaba a «salir a las calles» a luchar por la libertad en Venezuela.

Una personalidad polifacética:

De 36 años, con esposa y tres hijos a los que envió a México tras su sublevación, este expolicía de aire deportivo llamó desde el primer momento la atención de medio mundo por su personalidad polifacética, imagen de aguerrido hombre de acción y coqueteos con el cine.

Dos años antes del robo del helicóptero del Cicpc, había llegado a protagonizar y coproducir una película, «Muerte suspendida», con la que pretendía mostrar las capacidades de la Brigada de Acciones Especiales del cuerpo policial al que pertenecía y que los delincuentes tuvieran claro que solo tenían dos caminos:«La cárcel y morir en un enfrentamiento».

Él mismo decía entonces que era «piloto de helicóptero, buzo de combate y paracaidista libre», según una entrevista publicada en «Panorama», un medio local. El director de la película, Óscar Rivas Gamboa, sería detenido un mes después del desafío del helicóptero.

«Es un símbolo de lucha y su muerte ha causado gran conmoción en la sociedad», afirma Tamara Suju
Con estos rasgos, se lo llegó a conocer como el «Rambo venezolano», un apelativo que rechazan quienes consideran que, lejos de una mera figura extravagante, ha sido un héroe que se atrevió a combatir a una dictadura feroz. «Es un símbolo de lucha y su muerte ha causado gran conmoción en la sociedad», asegura a ABC la abogada de derechos humanos venezolana Tamara Suju, que ha remitido ya a la Corte Penal Internacional las evidencias del caso por posibles crímenes de lesa humanidad. En su opinión, era una persona «bien humana», diferente a la de otros policías venezolanos que «solo piensan en llenarse los bolsillos y obedecer para ascender».

Tiempo antes de darse a conocer como rebelde contra el régimen, había creado una fundación, GV 33 Moral y Luces, con la que llevaba medicinas a los niños enfermos y ayuda a personas en la calle.

n otra demostración de su versatilidad, en alguna de sus visitas con la fundación se le vio empuñando un micrófono junto al cantante venezolana DJPana.

Asalto a un cuartel de la Guardia Nacional
Tras su célebre vuelo sobre Caracas del pasado verano, su acción más audaz fue el asalto a un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el estado Miranda, donde se hizo con armas y municiones. En lo que bautizó como «operación Génesis», dijo haber «recuperado las armas del pueblo y para el pueblo».

Un vídeo de su entrada en las instalaciones lo mostraba acusando a unos guardias amordazados de «traidores a la patria», por «no hacer absolutamente nada» ante los desmanes del régimen. «Mientras ellos son multimillonarios, ustedes se mueren de hambre», los amonestaba. Días después, denunció que sus padres habían sido atacados a sus padres y su vivienda, incendiada.

Pese a su intrepidez, la rebelión no llegó a prender en la Fuerza Armada ni la población civil, en la cual «el estado de pobreza es tal que no puede alzarse contra un régimen capaz de matarlos en las calles», apunta Tamara Suju.

El vicealmirante Mario Carratú destaca su carisma, pero lamenta que pusiera en riesgo su seguridad
Según ha declarado el vicealmirante retirado Mario Iván Carratú, jefe de la Casa Militar durante el golpe de Estado de Hugo Chávez contra Carlos Andrés Pérez en 1992, Óscar Pérez era «un hombre carismático, serio, arriesgado hasta el extremo y preparado para operaciones de alta peligrosidad» e «incluso los oficiales lo veían, y lo ven, como un líder».

Hacía dos años que se venía organizando un «movimiento silente» del que formaba parte Pérez, con el que Carratú habló en tres ocasiones, aseguró al canal EVTV de Miami. Según explica, él había advertido a los miembros del grupo de que se pusieran de acuerdo y «dejaran de estar con el protagonismo, porque la parte histriónica del individuo muchas veces atenta contra su seguridad».

También dijo a Pérez que, en lugar de arengar a los guardias, debía hacer que revelaran qué instrucciones recibían y quién se las daba. En todo caso, cree que aún se puede contar con la Fuerza Armada, pero de otra forma. A su juicio, «errores consecutivos llevan a una acción». (Manuel Trillo / @manueltrillo).

*Aquiles Esté es semiólogo, publicista y consultor en mercadeo electoral.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

*Antonio M Delgado. Periodista, cronista de la tragedia venezolana. Comprometido con la búsqueda de las verdades ocultas y el derribo de las fachadas.

Por: Aquiles Esté/Agence France-Presse
@AQUILESESTE
Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com
@DelgadoAntonioM
Redacción Runrun.es
Politica | Opinión
Oposición | MUD
Oficialismo | Psuv
Corrupción | Pdvsa
Divisas | Cencoex
El Nuevo Herald
Miami, viernes 19 de enero 2018




*Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte en: reportero24@live.com
*Reportero24 no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores.
*Nota: El presente articulo se reproduce sin perjuicio de los Derechos de autor, quien por cortesía permite su reproducción en este site.
*Las noticias publicadas en este sitio podrán ser difundidas siempre que se mencione la fuente.
*Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte en: reportero24@live.com
*Reportero24 no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores.
*Nota: El presente articulo se reproduce sin perjuicio de los Derechos de autor, quien por cortesía permite su reproducción en este site.
*Las noticias publicadas en este sitio podrán ser difundidas siempre que se mencione la fuente.
Tweets about: HENRY RAMOS ALLUP: “Mayoría de militares no se va a prestar para un autogolpe”
Tweets about: HENRY RAMOS ALLUP: “(*) El Diálogo Necesario”
Tweets about: HENRY RAMOS ALLUP: “Cuando los jefes comenzaron a reírse”
Tweets about: Thor Halvorssen: “Carta abierta a Henry Ramos Allup”
Tweets about: HENRY RAMOS ALLUP: “Laboratorio Sucio”
Tweets about: “ANARQUIA: La “Revolución motorizada”
Tweets about: “ANARQUÍA: Oficialistas atacaron Gobernación de Miranda”
Tweets about: “ANARQUÍA: En Caracas, los motorizados “son una plaga”
Tweets about: “ANARQUÍA: Delincuencia motorizada se apoderó de las calles”
Tweets about: “ANARQUIA: Cierran comercios en todo el pais, por saqueos”
Tweets about: “ANARQUIA: Clientes del Bicentenario exigen rebaja de precios”
Tweets about: “ANARQUÍA: Continúan los saqueos a comercios”
Tweets about: “ANARQUÍA: Toque de queda del hampa en Maracay”
Tweets about: “ANARQUÍA: CATIA: Queman vivo a ladrón de transporte público”
Tweets about: “PORLAMAR: Asesinan a ex pran de Margarita”
Tweets about: “ANARQUÍA: PORLAMAR: Anarquía: rinden honores a ex-pran “El Conejo”
Tweets about: “ANARQUÍA: Linchamientos en Venezuela…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: TSJ analiza levantar inmunidad a Ramos Allup…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: guerra entre colectivos y bandas…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: Colectivos asaltan hemiciclo de la Asamblea en plena sesión…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: GNB-PNB obstruyen paso en vías de Caracas…”.
Tweets about: “DOSSIER: La “toma” de Venezuela, miércoles 26 de octubre 2016…”.
Tweets about: “Bernal: Estamos llamando a una vigilia permanente en Miraflores…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: Oficialistas se concentran en las inmediaciones Asamblea Nacional…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: robo masivo “El Estímulo” víctima del hampa…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: policías matan 15 personas a diario…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: Militares acusan a “compañeros” de traficar con comida…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: Así fue el asesinato de Arnaldo Albornoz…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: Venezolanos hambrientos matan flamencos por comida…”.
Tweets about: “ANARQUÍA: EEUU: El Aissami tiene una fortuna personal que supera los u$3,000 millones…”.
Tweets about: “MIAMI: testaferro de El Aissami compró mansión de $16.5 millones…”.
Tweets about: “EEUU: Departamento del Tesoro va contra Diosdado…”.
Tweets about: “LARA: “Cabeza e´ Mango” atropelló al comandante de bomberos de Barquisimeto…”.
Tweets about: “Óscar Pérez: “Tenemos heridos, nos siguen disparando…”.
Tweets about: CRÓNICA: “La orden es matarte…”
Tweets about: CARLOS RAMIRÉZ LÓPEZ: “Oscar Pérez, una bala en la frente…”.

Tweets about: CNN: “Muere el ex-Cicpc Óscar Pérez en enfrentamiento con la policía…”.

*¡Por favor si el tema fue de tu agrado, no olvides… dejar tus comentarios!
¡Nosotros si te escuchamos; Da tu opinión sobre el artículo…!






Comentarios:

comments

You must be logged in to post a comment Login

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone